La VentanaLa opinión de Carles Francino
Opinión

Educar en flamenco

"No por conocido deja de ser importante de recordar... que la respuesta, la solución, la explicación a muchísimas cosas en la vida... hay que buscarlas siempre en la educación. Porque una buena educación evita muchos problemas, forma mejores personas, hace la vida más agradable, la convivencia más rica... e incluso sirve para preservar bienes comunes. Bienes culturales en este caso.", la opinión de Carles Francino

Educar en flamenco

Educar en flamenco

Madrid

No por conocido deja de ser importante de recordar... que la respuesta, la solución, la explicación a muchísimas cosas en la vida... hay que buscarlas siempre en la educación. Si hasta el pobre Koeman el otro día, el exentrenador del Barça, cuando cuatro garrulos patearon su coche después de palmar contra el Madrid, dijo que ese era un problema de educación. No el juego del Barça, ¿eh?, que eso es otra cosa; digo lo de los garrulos. Pues Koeman tenía más razón que un santo. Porque una buena educación evita muchos problemas, forma mejores personas, hace la vida más agradable, la convivencia más rica... e incluso -¡¡Atención!!!- sirve para preservar bienes comunes. Bienes culturales en este caso. Y me explico.

Hoy estamos en Sevilla, en el Museo de Artes y Costumbres Populares y estamos aquí, a pocas fechas del Día del Flamenco, para celebrar que este arte, patrimonio inmaterial de la humanidad desde hace una década, va a entrar, por fin, en las escuelas. Bueno, de hecho, ya estaba porque hay muchos profesores que hace años que trabajan con los chavales para colar el flamenco... pues yo que sé... con el inglés, con las nuevas tecnologías... pero es que esto ahora ya es oficial. Y creo que es una magnífica oportunidad para comentarlo, para celebrarlo y para aplaudirlo.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad