La VentanaLa opinión de Carles Francino
Opinión

¿Información? No, gracias

"Hay motivos para explicar eso: el hartazgo con la agenda política, la saturación mediática por la pandemia, por la COVID; y ya como guinda, el estallido de la guerra en Ucrania. Pero, ¿de verdad nos conformamos con un país donde la gente prescinda de tener opiniones basadas en datos reales, una sociedad sin pensamiento crítico, incapaz de detectar cuando le quieren dar gato por liebre? ", la opinión de Carles Francino

¿Información? No, gracias

¿Información? No, gracias

Madrid

Esto que voy a decir ahora, por favor, que nadie se lo tome como un reproche, porque también tiene mucho de autocrítica; y tampoco sería una queja. Se trata, simplemente, de una reflexión que me gustaría compartir con los oyentes. pero como tiene que ver directamente con nuestro negociado, con el periodismo, pues prefiero avisarlo. La cosa es que se acaba de publicar un estudio anual sobre el uso de medios de comunicación, según el cual el interés por las noticias ha caído 30 puntos en los últimos años. No hay ni un solo medio que goce de la confianza de la mitad de los ciudadanos, los jóvenes -también los adultos, pero sobre todo los jóvenes- que se informan a través de Twitter ya son legión. No solo eso, es que en el caso de España 6 de cada 10 personas -internautas- acceden a la información a partir de lo que recomiendan los algoritmos y al menos 1 de cada 3 pasan directamente de informarse. Hay motivos para explicar eso, y el estudio también los incluye: el hartazgo con la agenda política, la saturación mediática por la pandemia, por la COVID; y ya como guinda, el estallido de la guerra en Ucrania.

Pero lo más relevante como conclusión en este estudio -al menos para mi- es la tendencia cada vez más extendida de buscar la felicidad en las noticias. Y cuando las noticias no te hacen feliz, o te desaniman, o te cabrean, o se te hacen bola… pues entonces es cuando cada vez más personas están dispuestas a dar por buenas otras noticias que sí las hagan felices, aunque sean mentira. Esto es lo que hay, y es un estudio muy serio de la agencia Reuters y la Universidad de Oxford, que en el caso de España realiza la Universidad de Navarra. Pero así es cómo está el panorama y alguna cosa tendremos que ver nosotros; o sea, que la autocrítica de verdad que no puede faltar porque nos la estamos jugando. Aunque dicho esto, ahora ya va para todos: ¿De verdad nos conformamos con un país donde la gente prescinda de tener opiniones basadas en datos reales, una sociedad sin pensamiento crítico, incapaz de detectar cuando le quieren dar gato por liebre? ¿Renunciamos a lo importante, a lo que de verdad tiene que ver con la libertad real de las personas?, que no son ni los bares ni las cañas. Si nos parece bien esto, pues vale, adelante. A mi, personalmente, me parece un desastre. Y un peligro. O sea, que estoy pensando que igual sí había algo de reproche. Ya lo siento.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad