Economía y negocios

Nueve mil metros cuadrados de placas fotovoltaicas y dieciocho nuevos puntos de carga para vehículos eléctricos en Galicia

La cadena de supermercados Lidl es pionera dentro del sector de la distribución en el impulso de acciones de sostenibilidad a través de prácticas responsables que generan un valor compartido a la sociedad

Uno de los puntos de recarga instalados por la compañía alemana / Lidl

La cadena alemana continúa avanzando para afianzarse como referente en sostenibilidad e innovación tanto dentro como fuera de su sector, con el objetivo de ser el supermercado más sostenible de España. Un valor que le diferencia del resto de operadores y que está integrado en toda su actividad. En este sentido, en el ámbito medioambiental, siendo conscientes del calentamiento global del planeta y del impacto de su actividad, Lidl junto con el Grupo Schwarz ha desarrollado una estrategia sobre el clima con el objetivo de contribuir al Acuerdo de París y evitar un cambio climático peligroso, manteniendo el calentamiento global por debajo de los 2°C y prosiguiendo los esfuerzos para limitarlo a 1,5 °C.

En España, la cadena de supermercados trabaja para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero un 80% hasta 2030 y ya ha logrado ser neutro en lo que concierne a sus emisiones directas. Es por ello que la marca está focalizando sus esfuerzos en la búsqueda de soluciones prácticas de cara a la reducción en las emisiónes de CO2.

Gracias a la implementación de diversas medidas en distintos ámbitos de actuación, para minimizar el impacto medioambiental de su actividad, la compañía ya ha conseguido disminuir un 44% de sus emisiones directas desde 2018, según un estudio de la consultora PwC sobre el impacto medioambiental de Lidl en España. Actualmente la compañía ya cuenta con más de 9.000 metros cuadrados de placas fotovoltaicas (instaladas en el 25% de sus supermercados distribuidos por toda la comunidad autónoma) que generan entre el 20-30% del consumo energético de cada centro. Para ello, la inversión estimada realizada durante los últimos cinco años ha sido de más de 750.000 euros. En concreto, ya son 9 los puntos de venta gallegos donde la marca tiene instaladas placas fotovoltaicas.

En los últimos tres años, la firma ha intensificado su apuesta por este tipo de energía en sus tiendas del territorio, triplicando la superficie ocupada por placas solares (pasando de algo más de 3.000 m2 en 2020 a los más de 9.000 m2 a día de hoy). La intención de la compañía es la de seguir ampliando esta instalación en los nuevos establecimientos que inaugure en la región. Entre las 36 tiendas de Lidl en Galicia. La cadena de distribución también está trabajando para implementar puntos de recarga para vehículos eléctricos en buena parte de sus establecimientos de Galicia. A día de hoy, ya cuenta con un total de 18 puntos.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00