Hoy por Hoy TenerifeHoy por Hoy Tenerife
Sociedad

Así trabajan 'los cazas' del Ejército del Aire en Canarias: "En solo diez minutos podemos llegar a La Graciosa desde Gran Canaria"

El capitán Julián Alcalá detalla la capacidad de respuesta y las operaciones del Ala 46 del Mando Aéreo de Canarias: "No todo es ponerse un mono verde y pegarse los parches, hay mucho sacrificio"

Así trabajan 'los cazas' del Ejército del Aire en Canarias: "Nos podemos poner en La Graciosa desde Gran Canaria en unos 10 minutos"

Así trabajan 'los cazas' del Ejército del Aire en Canarias: "Nos podemos poner en La Graciosa desde Gran Canaria en unos 10 minutos"

17:07

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1715951434264/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Detrás de cada piloto de combate, hay una familia muy fuerte mentalmente". Ni gafas de sol marca Ray-Ban ni cazadora de cuero a juego con una moto. Tampoco gomina, partidos de voleibol sin camiseta o pasadas de aviones de combate sin autorización de la torre de control. El Ejército del Aire y del Espacio -y como reza el clásico- no es como en las películas. No es la cuadrilla del capitán Maverick y sus maniobras adornadas con una banda sonora épica como es la de Top Gun (1986). Pensar eso sería- y nunca mejor dicho- estar en el aire y no tener los pies en la tierra.

El Mando Aéreo de Canarias tiene su cuartel general en la Base Aérea de Gando, en Gran Canaria. Curiosamente, el archipiélago cuenta con la única ramificación territorial del Mando Aéreo General. Frente a la terminal de pasajeros, trabajan más de un millar de efectivos, entre personal civil y militar. Uno de ellos es el capitán Julián Alcalá, madrileño de nacimiento, aunque canario de adopción. A sus 34 años ha cumplido una década surcando los cielos. Atrás queda aquel día que marcó el comienzo de todo.

"Desde que era pequeño iba a las jornadas de puertas abiertas a la Base Aérea de Torrejón de Ardoz y le decía a mi padre que yo iba a volar ese avión", recuerda entre emoción. Ahora pilota los F-18 del Ala 46, un avión de combate, de fabricación americana y que será sustituido por el 'Eurofighter', del que se declara "profundamente enamorado". "La primera vez que uno vuela una aeronave de combate, miras hacia detrás y es indescriptible, estás solo y durante la formación lo sueles hacer con otros aviones al lado, se trata de un momento especial, pocos pueden acceder y es una gozada, sobre todo, volarlo en los espacios de Canarias", declara a Radio Club Tenerife.

Pero, tras una sonrisa de oreja a oreja, en la previa del desfile militar, con pasada aérea incluida, que conmemorará el Día de las Fuerzas Armadas en Santa Cruz de Tenerife, recuerda sus primeros pasos- o despegues- en la Academia General del Aire. "No todo es acercarse y decir quiero ser piloto y ponerse un mono verde y pegarse los parches, hay mucha preparación y mucho estudio y sacrificio", apunta el capitán Alcalá, que accedió al Ejército del Aire mediante oposición. "El examen médico es duro y es un filtro, pero después uno desarrollaba los 5 años en San Javier y dependiendo de la especialidad se podía elegir destino".

Persecución con aeronaves rusas

En su caso se decantó por la especialidad de Caza y Ataque, lo que supuso un plus de exigencia. "Desde entonces ha sido sacrificio, estudio y mucho tiempo fuera de casa. no he podido estar al mismo nivel de vida que mis compañeros de universidad", precisa. Los primeros vuelos son en aviones acrobáticos, ese es, en sus palabras, "el primer paso para los que vuelan por primera vez". Tras ello llegan las esperadas notas de vuelo, de las que dependen los cursos y los destinos a los que se puede optar. "Se pueden hacer cursos de vuelo en caza, helicópteros o de transporte o el de caza de Badajoz, es muy duro, pero merece la pena", asegura.

Entre los sacrificios no solo se encuentran los días fuera de casa, también las semanas fuera del propio país. "En mi caso fui dos veces al Báltico donde se ejecuta la operación de Policía Aérea, en 2017 estuve en Estonia, en 2021 en Lituania y a finales de 2022 abrimos un destacamento español permanente en Rumanía en apoyo a la Policía Aérea", recuerda. En esos entrenamientos y misiones internacionales alinean las tácticas de defensa conjunta entre naciones. Y aunque la disciplina militar es exigente, alguna "anécdota sí se puede contar".

"Durante mi estancia en el Báltico, y asemejándolo a Top Gun, no hay problema en contarlo, actuábamos como Policía Aérea por lo que salíamos a interceptar aeronaves, una vez nos pusimos con dos cazas rusos a dar vueltas y a comunicarnos, parecían imágenes de tensión, pero incluso nos saludamos al final", rememora entre alguna carcajada. Una secuencia que, por alusiones, abría una pregunta: ¿ha hecho daño las películas de Tom Cruise a la aviación militar? En su opinión "ha sido un impulso para muchas generaciones" y ha sabido "plasmar la aviación de combate", pero con un "pero".

"Hay días que vemos todas las islas a la vez"

"Las chulerías y faltas de disciplina no existen, y quien quiera tener ese mundo no lo va a encontrar, hay mucha disciplina, normas, que tienen un fin, y manuales, no estamos para jugar entre nosotros, no solo por el peligro, sino por el de la población civil y la geografía", precisa el capitán Alcalá. En el Ala 46 el principal objetivo es defender el espacio aéreo de Canarias. Pero, la misión, pese a las exigencias, regala postales únicas. "Es muy bonito, hemos podido volar en Lanzarote, Fuerteventura o Tenerife con el ocaso, somos capaces de ver todas las islas con el sol metiéndose, las islas y sus formas en el mar, es increíble", comenta orgulloso antes de precisar que la capacidad de respuesta debe ser instantánea. "En solo 10 minutillos podemos sobrevolar La Graciosa despegando desde Gran Canaria", precisa.

Preguntado por las futuras generaciones y los jóvenes canarios que aspiran a subirse a alguna de estas aeronaves, es claro y rotundo. "Aconsejaría tener un objetivo para trabajar y luchar por ello, pero también hay que formarse, ahora hay mucha información sobre procesos, fases y contenidos, al final hay que saber que habrá sacrificios, incluso familiares durante la parte joven, pero seguro que tendrán una sonrisa de lado a lado", matiza. Y es que su vocación militar proviene de su padre, que le instó a entrar en la Academia General del Aire pese a que perteneciera al Regimiento de Infantería.

Así trabaja el 43 Grupo del Ejército del Aire

Así trabaja el 43 Grupo del Ejército del Aire

07:53

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1693579481853/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00