Hoy por HoyLa lista de Bob Pop
Sociedad

Bob Pop cuenta qué es lo que más le emociona de Navidad y el regalo que más le marcó: "Fue un acontecimiento vital"

Bob Pop ha hecho una lista de los regalos más especiales que ha recibido en Navidad desde que era pequeño

Bob Pop, en 'Hoy por Hoy'.

Después de una Nochebuena bonita, tranquila y amorosa (además de constitucional, como quería el rey), Bob aparece en Hoy por Hoy para contarnos que se puso a dieta poco antes de la Navidad solo para poder transgredir a lo grande esta noche: morcilla de Burgos, huevos fritos y caviar italiano de supermercado.

Bob ha confesado que no es tan "grinch" de la Navidad como suele parecer. De hecho, aunque ya no escriba carta a los Reyes Magos ni a Papá Noel, se sigue emocionando con la cabalgata: "Siempre lloro". Claro que a Bob le gustan mucho los regalos. Por eso, ha querido rememorar "sin nostalgia pero con cariño" los regalos más chulos de su vida. El primero de todos, que además, le marcó, fue una máquina de escribir blanca y naranja marca Olivetti. Fue especial para él: "Yo ya quería ser escritor y sentí que era una forma de reforzarme la vocación, de entenderme con cariño. Le di mucho uso a esa máquina".

Sastre incluso aprendió mecanografía con una máquina de ese tipo. Iba a unas clases en las que tapaban las teclas, de forma que hoy en día, a diferencia de tantísimos periodistas y escritores, Sastre escribe mirando la pantalla. "Son tardes y tardes de ASDF. Los que hayan aprendido mecanografía sabrán de lo que les hablo. ASDF ASDF. Yo odiaba eso. Pero llega un día en que tú solo escribes un texto sin darte cuenta", ha dicho. Bob nunca aprendió y ahora es de "una manita y un dedito", pero "me cunde".

La máquina ya ha desaparecido de su vida, pero le encantaría tenerla en su casa "en un altarcillo". Aquel regalo le parecía demasiado bonito para que hubiese sido idea de sus padres, y, efectivamente, descubrió que había sido su abuelo quien se lo había encargado a los Reyes Magos. Y aparecen muchos abuelos en esta lista de Bob.

El regalo que más ilusión le hizo

También fue su abuelo quien le enseñó a jugar al ajedrez. A Bob le encanta perder con gente mejor que él, porque es como más se aprende. Un buen ajedrez, con piezas de madera y tablero de marquetería, fue otro de los regalos inolvidables de Bob. Y fue su abuelo el que le legó su edición de las obras completas de Lorca, publicadas por Losada. Su abuelo sabía que la mayor parte de su biblioteca iría a Bob, pero ese libro se lo quiso dar especialmente porque sabía lo importante que era para él. "Ahí está en mi casa, en un lugar de honor. Un poquito machacado porque le he dado mucho tute. Pero nunca he dado con una edición que me guste más que esa de Losada", ha contado.

Otro regalo mítico fue la colección entera Tus libros, de Anaya. "Fue un acontecimiento vital levantarme una mañana y encontrarme todos esos libros" Allí descubrió a Henry James, o a Millás. La mente pensante detrás de esa colección era el gran editor Constantinto Bértolo, que ha sido editor y también amigo de Bob, "y ya le quise muchísimo más".

Bob conserva esa colección, insertada entre todos sus libros porque él no es de los que anota los libros: "Te hago una confesión muy ultracapitalista. Si tengo que trabajar con un libro me lo compro en digital para poder subrayar y apuntar ahí cosas, aunque lo tenga en papel". Lo máximo que hace es poner pegatinas de colores. Sin embargo, respeta a la gente que lo hace, por ejemplo Miguel Rellán, que le ha contado que siempre que se encuentra una nota suya.

Un regalo diferente

A los 20 años le regalaron un kit de maquillaje. Se lo hizo su abuela, que había sido cupletista ("algo he heredado"). Se lo dio a escondidas, y él vivía en un pueblo, así que lo usaba para llegar con buena cara a la universidad. "Aunque a las 12 del mediodía me miraba al espejo y me daba cuenta de que en el pueblo no tenía muy buena luz, porque iba como una puerta", ha dicho.

Su abuela también le hizo una colcha de ganchillo, que a Bob le encanta poner en verano "y sentir que soy una señora bien con ajuar". Aunque bien pensado, tal vez no fue un regalo, sino una colcha que a Bob le pareció que su abuela debió de haber hecho para él. "Lo que otros llaman hurto, yo llamo regalo de la vida", bromea Bob.

Los regalos "experiencia" de Bob Pop

También entran en la lista de mejores regalos de su vida esos regalos "experiencia", como un concierto de Martirio en Sitges, o una comida en Can Roca. "Cuando estás en pareja, a veces te das cuenta de que estás fabricando recuerdos felices."

La comida en Can Roca le enseñó que debe ser maravilloso ser rico, pero, además, le llevó a reflexionar que si la hubiese tenido que pagar él, quizá no le hubiera gustado tanto. Pero el último regalo de la lista de Bob tal vez sea el mejor de todos, porque es compartido con miles de personas: hacer radio el día de Navidad.

Eva Cruz

Eva Cruz

Redactora en el magazine de 'Hoy por Hoy' desde 2017.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00