Política

La polémica de EH Bildu y ETA contamina la primera semana de una campaña electoral con enormes tintes de elecciones generales

Las propuestas electorales características de las elecciones municipales y autonómicas, donde suele primar lo local, se han visto eclipsadas por un constante choque entre los dos bloques a cuenta de la inclusión de exetarras en las listas de EH Bildu

El coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, acompaña a los candidatos a la presidencia del Gobierno de Navarra y al Ayuntamiento de Pamlona, Laura Aznal y Joseba Asiron / Jesús Diges (EFE)

Durante de la tarde del pasado martes 9 de mayo, los cuarteles generales de los partidos se encontraban ultimando los detalles de la campaña electoral cuando, de pronto, el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) denuncia la presencia de 44 exetarras en las listas electorales de EH Bildu, siete de ellos con delitos de sangre. La noticia comienza a trascender y, el miércoles, cuando apenas quedaban 48 horas para el inicio oficial de la campaña, llegan los primeros ataques políticos, tanto contra la formación abertzale como contra PSOE y Unidas Podemos.

Desde la formación morada señalan que Bildu es una "formación democrática" e insisten en la legalidad de la decisión que ha tomado el partido, mientras que en el PSOE las primeras reacciones se muestran contrarias a la postura de la formación. El viernes empieza la campaña y, con ello, se endurece el tono y la intensidad de los ataques de PP y Vox a la coalición de Gobierno. El partido de ultraderecha pide la ilegalización de Bildu y fuerza a los populares a posicionarse. En Génova intentan no precipitarse con este asunto y evitan, por el momento, hablar explícitamente de este punto.

Desde la Casa Blanca, el presidente Pedro Sánchez marca la posición del PSOE ante este asunto: "Hay cosas que son legales, pero no decentes". En este punto, desde Ferraz confían todavía en poder centrar la campaña en las medidas sociales y económicas que ha adoptado el Ejecutivo, impulsado por los diversos anuncios sobre medidas que serán aprobados próximamente en Consejo de Ministros. Pero la estrategia electoral planeada apenas se puede ejecutar. Bildu y ETA acaparan todo el foco mediático y político y la campaña para municipales y autonómicas coge muchos tintes de elecciones generales.

Tras un fin de semana de actos y mítines donde algunos barones socialistas, como García Page o Lambán, se alinearon con las tesis de la derecha y cargaron contra Sánchez, entra en juego el asunto de la ilegalización de EH Bildu. Díaz Ayuso se desmarca de la línea oficial de Génova y la solicita, como hace Vox. Es entonces cuando la Junta Electoral confirma la legalidad de las listas electorales del partido vasco y tanto PP como Vox pasan a la ofensiva con un claro objetivo: convencer al electorado que votar por cualquier formación progresista es votar a ETA. Lejos quedan las propuestas electorales características de las elecciones municipales y autonómicas, donde suele premiar lo local.

Los siete exetarras con delitos de sangre renuncian

Este martes, la formación abertzale toma una decisión que, aparentemente, podría relajar la magnitud de la polémica. En una carta, los siete exetarras con delitos de sangre señalan que no recogerán el acta de concejal en caso de que sean elegidos, con el objetivo de mostrar su "compromiso con la máxima de no añadir dolor a quien ha sufrido". Otegi aplaude la postura y señala que es "un gesto inequívoco hacia la convivencia democrática". Esa misma tarde, Sánchez y Feijóo tienen un cara a cara en el Senado que, lejos de rebajar el tono y el ruido, lo dispara.

Más información

El líder popular lanza una de las acusaciones más fuertes de lo que va de campaña al presidente del Gobierno: "Es usted más generoso con los verdugos que con las víctimas". Sánchez no elude el choque y responde: "¿Cuál es la propuesta del PP sobre vivienda, sobre educación o sobre emergencia climática? ETA, es decir, nada. Cuando todo falla y no llega el apocalipsis y llegan las elecciones, ustedes siempre recurren al mismo argumento".

Acto seguido, comenzó a recordar todos los pactos y negociaciones que el PP ha tenido con Bildu e incluso ETA durante sus gobiernos. Señaló al expresidente Aznar, que negoció con la banda terrorista y la denominó "Movimiento Vasco de Liberación Nacional", rememoró el acercamiento de 120 presos a Euskadi meses después del asesinato de Miguel Ángel Blanco y se acordó de las declaraciones de Javier Maroto cuando era alcalde de Vitoria, que señaló: "No me tiemblan las piernas por llegar a acuerdos con Bildu. Ojalá cunda el ejemplo".

Pero nada de eso parece importar en las filas populares. Tampoco que en 2015 y en 2019 Bildu ya presentase a condenados por terrorismo en sus listas electorales. En Génova ven en este asunto una manera de desgastar al Gobierno y ganar votos. Así lo demostró al día siguiente, miércoles, Pedro Rollán, senador del PP por Madrid. Lanzó la acusación más grave sobre este asunto, ante el estupor del resto de formaciones a excepción de Vox: "Los cimientos de la Ley de Vivienda se levantan sobre las cenizas del atentado del Hipercor".

La ilegalización de Bildu divide al PP

A estas alturas, el ruido político y mediático sobre Bildu y ETA contamina cada acto de campaña. Díaz Ayuso menciona a la banda terrorista en su primera intervención en el debate sobre las elecciones de la Comunidad de Madrid: "Hay que decidir entre el PP o los que votan a ETA y dan casas a los okupas". Sin embargo, en el seno del PP comienzan a crecer las voces que desconfían de la rentabilidad electoral de esta feroz táctica política. Vox podría ser el gran beneficiado, consideran.

Este jueves, la Fiscalía General del Estado señala que no ha hallado indicios "mínimamente racionales" para ilegalizar a Bildu o impugnar sus listas y califica al partido como una "una formación política democrática". Sin embargo, Ayuso y los seguidores de su corriente en el PP siguen a la ofensiva. "Bildu no es heredero de ETA. Es ETA. ETA está viva, en el poder, vive de nuestro dinero", aseguró, para después insistir en que quiere ilegalizar al partido. Cuca Gamarra, portavoz popular en el Congreso, admite que no hay marco legal para ello.

Fue entonces cuando varios miembros de Covite, la asociación de víctimas que denunció la inclusión de exetarras, deciden pronunciarse. Pablo Romero y Consuelo Ordoñez le piden a la presidenta madrileña que deje "de decir barbaridades, por caridad". Este viernes, Romero ha insistido en su mensaje en 'Hoy por Hoy': "ETA sigue viva en quien pronuncia su nombre; ya no existe".

Este mismo viernes, Ayuso ha vuelto a la carga, rechazando que le esté echando un pulso al PP nacional, y señalando a una de las víctimas que le criticó: "Es que ella… [en referencia a Ordoñez] no sé si tiene problemas personales con el PP ya desde hace años". Por último, Feijóo ha evitado entrar en esta postura y se ha limitado a señalar que "no hay que resignarse a que Bildu se presente con normalidad".

Así, la primera semana de campaña electoral ha estado monopolizada —y contaminada— por las acusaciones de PP y Vox contra el Gobierno a cuenta de Bildu y ETA. Por delante quedan otros siete días en los que este asunto amenaza con seguir eclipsando las propuestas de las formaciones para mejorar la vida de los ciudadanos. Pese a los enormes tintes generalistas que se están viendo, las elecciones generales aún no están convocadas.

"ETA sigue viva en la boca de quien pronuncia ETA delante de un micrófono": Pablo Romero, hijo de un asesinado por la banda terrorista

"ETA sigue viva en la boca de quien pronuncia ETA delante de un micrófono": Pablo Romero, hijo de un asesinado por la banda terrorista

05:33

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1684482286874/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Carlos de Barrón

Carlos de Barrón

Escribo sobre actualidad en Cadena Ser.com, con especial interés en la información internacional. Empecé...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00