La VentanaLa Palabra del día
Sociedad

Eutanasia

La ley hace posible, no obliga a nadie, como nadie está obligado a divorciarse, a abortar o a casarse con personas del mismo sexo, por ejemplo

Eutanasia

Eutanasia

02:10

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1679589285539/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El Tribunal Constitucional rechazó ayer el recurso de inconstitucionalidad que Vox y el PP presentaron a la Ley de Eutanasia. Da por buena la ley que busca la buena muerte. Porque eutanasia es eso, legal y etimológicamente, una buena muerte. Y tiene su antónimo en la distanasia, que es la prolongación médicamente inútil de la agonía de un paciente sin perspectiva de cura. La ley tardó en llegar, como tardó en entrar la palabra en el diccionario de la RAE. Fue en 1956, cuando media docena de diccionarios no académicos habían registrado ya la palabra en el siglo precedente.

Las sucesivas ediciones fueron acotando la definición. Si la de 1956 hablaba, en general, de una "muerte sin sufrimiento que se provoca voluntariamente", las tres publicadas desde 1992 concretan que esa práctica se aplica a pacientes con una enfermedad incurable y con el objetivo de poner fin a sus sufrimientos. Quizás la ley vigente requiera un último retoque a una de sus acepciones. Pero eso ya importará menos desde hoy, porque los derechos en una democracia se reivindican con la ley y no con el diccionario en la mano. Es más, hasta pueden no reivindicarse, porque la ley hace posible, no obliga a nadie, como nadie está obligado a divorciarse, a abortar o a casarse con personas del mismo sexo, por ejemplo. Aunque muchos que se empeñan en recurrir acaben después haciéndolo.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00