Cine y TV

"¿Pero la niña come?": la surrealista conversación entre un comensal de 'First Dates' y su abuela en medio de su cita

La abuela le da un gran consejo a su nieto durante su cita

Madrid

Álvaro ha acudido este martes al restaurante de First Dates con el objetivo de encontrar el amor. Sin embargo, el malagueño ha reconocido en declaraciones al programa que no le vale cualquier chica puesto que esta tiene que contar con el beneplácito de su abuela para poder seguir adelante con la relación. Después de reconocer que es la persona más importante de su vida, el comensal ha reconocido frente a las cámaras del programa la condición que tiene que cumplir su cita: "He pasado toda la infancia con ella y su opinión es una de las que primero tomaría. Si a mi abuela no le gusta la chica, no tendría nada con ella".

Más información

Después de conocer a Antía, una gallega afincada en Málaga que buscaba una relación abierta, Álvaro decidía llamar a su abuela para saber qué opinaba sobre ello. A pesar de que le había gustado bastante, porque le parecía bastante similar a él, el hecho de que quisiera mantener otras relaciones además de la suya le parecía cuanto menos controvertido. Por esa misma razón, el joven comensal de 19 años se marchaba un rato al baño para llamar a su abuela. Una vez allí, ambos protagonizaban una de las conversaciones de lo más surrealistas en la historia del programa.

"Ay las cosas estas modernas que tienen los niños ahora"

Tras llamar a su abuela, esta respondía a su nieto dirigiéndose a él "bichito de oro". Un preludio de lo que estaba todavía por llegar, cuando la mujer demostraba todo el cariño que procesaba por su nieto en una conversación para enmarcar. A continuación, el joven le explicaba que le había tocado con una "niña muy buena y muy graciosa". Dado que no sabía de lo que le estaba hablando, la anciana le preguntaba si estaba en First Dates y si estaba hablando acerca de la chica con la que le habían sentado a cenar. Después de que este le explicara que sí, Álvaro continuaba explicándole a su abuela que Antía tenía numerosos piercings por el cuerpo.

Algo que no le hacía demasiada gracia a la mujer, quien no entendía que las nuevas generaciones se perforen el cuerpo: "A mi estas cosas no me gustan, ¿eh?". Después de hablarle sobre la apariencia física de su cita, el joven le explicaba a su abuela que la chica era "muy rara": "Quiere estar en una relación abierta. Quiere estar conmigo y con otra gente". Algo que tampoco le sentaba nada bien a la anciana, quien no entendía este tipo de relaciones: "Ay las cosas estas modernas que tienen los niños ahora". Todo ello para acabar explicándole a su abuela que a su cita le daría igual que le pusiera los cuernos en alguna ocasión.

"Qué dices, qué dices... ¿pero la niña come?"

Pero lo que le importaba en ese momento a la mujer era si su cita comía o no: "Qué dices, qué dices... ¿pero la niña come?". Algo que desataba las carcajadas de Álvaro, quien le explicaba que se había dejado prácticamente todo el plato. La anciana reconocía que eso no le gustaba demasiado. Tampoco que fuera gallega ya que, bajo su punto de vista, "la gente de allí tiene muy mala folla".

No obstante, la mujer reconoce que le apoyaría en cualquiera de sus decisiones. De hecho, y dado que le preocupaba que quisiera mantener una relación abierta, la abuela de Álvaro le ofrecía la clave para que Antía se replanteara las cosas: "Tú le tienes que decir lo siguiente: yo soy muy bueno, mi abuela puede hacerte de comer y conmigo ya te basta". Sin embargo, las diferencias entre ambos comensales era lo suficientemente grande como para que ambos decidieran tomar caminos separados.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad