Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Fútbol

Valverde se confirma y Asensio regresa en Champions League

El Real Madrid se lleva la victoria ante el Leipzig (2-0) con sendos tantos del uruguayo y el mallorquín

El delantero del Real Madrid Federico Valverde (d) celebra su gol durante el partido correspondiente al grupo F de la Liga de Campeones de la UEFA que Real Madrid y RB Leipzig disputan este miércoles en el Santiago Bernabéu, en Madrid. / Rodrigo Jimenez (EFE)

Pese a que el partido parecía encaminado a un soporífero 0-0 que pudo ser peor para los blancos, el Real Madrid sacó músculo al final del partido ante el Leipzig. Capitaneados por un excepcional Valverde y con el regreso de Asensio, los de Ancelotti cosechan su octava victoria consecutiva de la temporada ante los alemanes (2-0). Puedes ver los goles del partido en Astv.

Valverde se confirma en el Bernabéu

Un Real Madrid-RB Leipzig es interesante siempre, se mire por donde se mire. Pocos partidos reflejan mejor la dualidad del fútbol actual, juntando a esos nuevos clubes modernos que rozan el sistema de franquicias con los clásicos equipos centenarios del fútbol europeo. Además, vista la vocación ofensiva de ambos, el espectáculo estaba garantizado. No fue así, al menos por parte de los de Ancelotti. Los alemanes comenzaron muy fuertes, con un Nkunku con ganas de bautizarse en un gran escenario como es el Santiago Bernabéu y desdibujando al vigente campeón de Europa. Por primera vez en esta temporada, los pitos del coliseo blanco estaban al caer.

El Real Madrid, metido en el ritmo vertiginoso del Leipzig, necesitaba seguir el tempo que marcaban sus jerarcas. Y si es respecto a lo que jerarquía se refiere, era Modric el que debía controlar el ímpetu de sus jóvenes compañeros de medular. Si bien no mejoraba la imagen global, los suyos agradecían ese control invisible del croata, manejando los hilos de su equipo y rebajando el ritmo de los de Marco Rose. De hecho, la mejor para los blancos en el primer tiempo fue suya, llegando tras un remate desde la frontal con un recorte previo marca de la casa. Había mucho que remontar en la segunda mitad.

La dinámica de la segunda mitad era igual que en la primera, pero Ancelotti esperó a que pasase la media hora de partido para hacer cambios. Eso sí, la decisión fue sorprendente: Marco Asensio entró al campo por Camavinga. Recibido con pitos y la mirada contrariada, el mallorquín tenía una oportunidad de oro para demostrar su valía. Fue salir y besar el santo con una ocasión, pero no la generó él. Similar a lo que se vivió ante el mallorca. Fede Valverde, ese pajarito que ya es todo un halcón, se llevó por delante a medio Leipzig, habilitando a Rodrygo en banda y llegando al remate. No consiguió encañonar el balón, aunque sí lo hizo Vinicius. Gulacsi consiguió parar, cayendo el rechace en un Asensio cuya vaselina se fue por encima del larguero. El gol no había subido, pero ese primer remate a puerta había despertado al Bernabéu.

Ningún partido del RB Leipzig en Champions League había acabado con un empate a cero, y visto que se había vuelto a animar el partido, era difícil imaginar que estrenasen ese casillero estéril esta noche. A uno y otro lado había huecos, creando un caldo de partido perfecto para Vinicius y Valverde. El brasileño bailó (esta vez antes del gol) a los defensas, atrayendo toda la atracción hacia la izquierda y provocando la desatención del lado débil. Ahí apareció Valverde para recortar como Francescoli, definir como Luis Suárez y celebrarlo como lo haría cualquier uruguayo de pro. Esta vez sí había llegado al balón. Ya se tenía metido al madridismo en el bolsillo, pero festejos así son los que enamoran.

Pese a que el gol encarrilaba la victoria, Nkunku quería ese bautismo en el Bernabéu. El Real Madrid se vio obligado a dar un paso atrás, empujado por el ímpetu del francés, que era omnipresente en ataque. Faltaba finiquitar el partido, y, si el anterior tanto había servido para confirmar a Valverde, la sentencia implicaría una resurrección. Tras una jugada de estrategia, el balón le llegó a Asensio en la frontal. Su disparo cerró el partido, anunciando el sonido de la red la vuelta del francotirador mallorquín. Su cara no era la de alguien en éxtasis como la del uruguayo, pero sí era el primer paso de un regreso necesario por el bien de todas las partes. Con ello, no dio tiempo para más, confirmándose la racha triunfal del Real Madrid en este inicio de temporada. Todo lo que ha jugado se ha traducido en victoria, y, visto lo visto con la garra uruguaya y el secundario de turno que pueda aparecer, no se prevé un final cercano.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad