Política

La mayoría de los españoles aprueban las medidas del plan de ahorro energético, pero dudan de su eficacia

Inflación y dependencia energética son las principales preocupaciones de los españoles, que admiten de forma mayoritaria que la sequía, las olas de calor y los incendios han aumentado su inquietud por el cambio climático | El estudio de 40dB constata que la emergencia climática es un asunto politizado, que preocupa especialmente a los votantes de izquierdas y los jóvenes

Madrid

Desde este domingo deben estar señalizadas en los establecimientos y oficinas las medidas de ahorro energético aprobadas en el Consejo de Ministros del 1 de agosto pasado que, según el estudio de 40dB para la Cadena SER y El País cuentan con el respaldo de la mayoría de los españoles. La obligatoriedad de mantener cerradas las puertas de locales que estén usando aire acondicionado o calefacción es considerada positiva o muy positiva por el 72,3% de los encuestados al tiempo que el apagado de escaparates a partir de las 22h (66,3%) y la limitación de la temperatura de aires acondicionados y calefacciones (58,8%) tienen un respaldo menor pero también mayoritario. Ninguna de las tres medidas cuenta con más detractores que defensores entre los votantes del PP, que rechazó el plan de ahorro energético en el Congreso justo en los días en los que se estaba realizando el trabajo de campo para esta encuesta.

Pese a que ha sido motivo de batalla política durante el verano e Isabel Díaz Ayuso se opuso desde el principio, el estudio no refleja un rechazo frontal entre el electorado de la derecha, sino todo lo contrario: el cierre de puertas resulta una medida popular incluso entre quienes en noviembre de 2019 votaron a Vox (un 54,3% la ven con buenos ojos) o al PP (60,4%). En cualquier caso, la gran mayoría de los españoles se posicionan a favor de buscar un consenso político en torno a las medidas a aplicar (un 83,2%), mientras que un 57,2% consideran un “acto de autoritarismo" la implantación por decreto de este tipo de decisiones.

Las medidas tienen una buena valoración en términos generales pero son mayoría quienes dudan de que vayan a ser eficaces. Ahí el escepticismo es mayor: solo un 42,6% piensan que lograrán mejorar la seguridad energética “mucho” o “bastante”, mientras que aún son menos los que creen que las medidas implantadas ayudarán a paliar la crisis climática (38,3%), y que mejorarán la situación económica de España (35,2%) o la suya personal (25,4%). Eso sí, 80,5% de los encuestados dicen estar reduciendo activamente su consumo de luz y gas, mientras que el 75,1% afirman intentar desplazarse en transporte público o a pie siempre que pueden.

Y es que la dependencia energética ha escalado a la segunda posición en el ranking de preocupaciones de los españoles, solo por detrás de la inflación. Las consecuencias en Europa de la guerra de Ucrania han estado muy presentes en el debate público en los últimos meses (“lo que estamos viviendo es el fin de la abundancia”, sentenció Macron) y eso se traslada al ánimo de los españoles: un 90,6% dice estar muy o bastante preocupado por este asunto que inquieta de forma muy similar a los votantes de distintos partidos de ámbito nacional. Los siguientes asuntos señalados por los entrevistados son el paro (89,8% sienten “mucha” o “bastante” preocupación por él), las desigualdades sociales (88,1%) y el cambio climático (84,5%).

El cambio climático, un asunto politizado

Este verano de olas de calor continuadas, sequía y devastadores incendios forestales ha hecho además que los españoles se preocupen más por cambio climático, que se ha convertido en el problema que más ha crecido en importancia: mientras en julio solo un 46,1% de los españoles decían estar muy preocupados por el clima, en septiembre son ya el 54,3%. De hecho, más de un 61% admiten que este verano ha cambiado su percepción de este asunto, que ahora les inquieta más que antes, aunque esa creencia es mayor entre los jóvenes de entre 18 y 14 años y los votantes de izquierdas.

De hecho, si algo se puede concluir tras analizar esta encuesta es que el cambio climático es un asunto politizado: hay una brecha significativa entre el 73,3% de votantes de Unidas Podemos y el escaso 29,9% de los de Vox que perciben el cambio climático como un gran problema. Entre ellos, los votantes del PSOE (un 62,2% se expresan en los mismos términos), Ciudadanos (47,7%) y PP (44,6%).

¿Y creen los españoles que se puede revertir la emergencia? Un porcentaje muy significativo (41,6%) considera que ya es imposible adoptar medidas que eviten el desastre climático, pesimismo compartido entre los cinco electorados, desde el 38,6% de votantes de Unidas Podemos que consideran que la política ya es incapaz de evitar la catástrofe, hasta el 44,2% de partidarios de Vox que opinan lo mismo.

Como en anteriores entregas, 40dB consulta a los encuestados por la situación económica de los hogares españoles, que no ha variado apenas respecto a julio y que condiciona la manera en que los ciudadanos perciben las medidas de ahorro energético y sus potenciales efectos. La oposición es más común cuanto peor es la posición económica y quienes están pasando por graves dificultades económicas son sensiblemente más escépticos a la hora de prever los posibles efectos positivos de las decisiones adoptadas por el Gobierno.

Sánchez, al Senado para hablar del plan de ahorro energético

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad