Hoy por Hoy LorcaHoy por Hoy Lorca
Sociedad

Un recorrido por el Castillo de Ugéjar, el Cabezo del Asno o el rio Amir en las pedanías lorquinas de Morata y Ramonete

En 'Cuaderno de Campo' con Pedro Quiñonero regresamos a la zona costera de Lorca para adentrarnos en espacios naturales. Lugares con rica historia y que posiblemente muchos de nuestros oyentes no conozcan

Cuaderno de Campo con Pedro Quiñonero en Hoy por hoy Lorca.Un recorrido por el Castillo de Ugéjar, el Cabezo  del Asno o el rio Amir en las pedanías lorquinas de Morata y Ramonete.

Cuaderno de Campo con Pedro Quiñonero en Hoy por hoy Lorca.Un recorrido por el Castillo de Ugéjar, el Cabezo del Asno o el rio Amir en las pedanías lorquinas de Morata y Ramonete.

14:55

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1712233555649/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Castillo de Ugéjar de Lorca

Ugéjar es otro castillo de la amplia línea defensiva prelitoral de Lorca está a tiro de piedra de la vecina Mazarrón y es divisable desde la carretera que conduce de Morata a Puntas de Calnegre. Enclave de cerros sin arbolado de enorme biodiversidad botánica, donde predominan en las zonas más llanas los cultivos industriales bajo invernaderos de plástico.

En las inmediaciones del castillo y junto a uno de esos invernaderos merece la pena visitar un enorme ejemplar arbóreo, que está catalogado como monumental, y que es conocido como el olivo de Ugejar. Olivo que debe tener bastantes centurias a tenor de la robustez de su tronco y la aridez de la zona. Hoy su tronco está abrazado por una goma de gotero que le suministra agua y lo mantiene de forma vigorosa. Desde ese punto podremos acceder a una pista que nos acerque a nuestro destino, la fortificación militar de Ugejar.

Enclavada en lo alto de un majestuoso pico inexpugnable y que requerirá que andemos campo a través para llegar a sus restos. Los restos de la fortificación está conformada por 3 recintos escalonados y diferenciados adaptados perfectamente a la orografía de este cerro. Con una planta más o menos triangular de unos 800 metros cuadrados de superficie, y donde la parte más elevada del recinto constituía la zona más importante desde el punto de vista defensivo.

En esa parte se ubica el aljibe de unos 12 metros de largo, tal tamaño garantizaba el suministro de agua en una zona con tan pocas precipitaciones. Resulta curioso observar como la estructura arqueada de estos depósitos, es la que mejor se conserva en los numerosos restos de castillos que salpican nuestra geografía. Demuestran que la necesidad afina el ingenio humano.

Origen de esta fortaleza

Los arqueólogos Manzano y Bernal que estudiaron en su día este Castillo apuntan a que es probable sea de origen islámico; Cuando se asentaron por toda la zona numerosas alquerías llegando a su máximo esplendor esta construcción en los siglos XII y XIII, a mediados del XIII el territorio pasó a manos del reino de Castilla y es probable que esa fortificación fuera reutilizada para vigilar incursiones enemigas desde la costa tan frecuentes en la época medieval. Desde lo alto de aquella atalaya se domina toda la cuenca hasta la bahía de Mazarrón, así como las numerosas ramblas que venían a desembocar desde la almenara a esta zona, y que suponían un paso natural con acceso al interior desde la costa. Resulta obvio que el emplazamiento de esta fortaleza no fue elegido al azar. Hoy, Ugejar es un testigo mudo del pasado, que pasa desapercibido, pero sus restos tienen mucha historia que contar a las generaciones presentes y futuras. Por último, añadir como curiosidad, que no resulta difícil ver en el castillo restos de conchas marinas, las mariscadas eran probablemente parte de la dieta de la guarnición que custodiaba aquellas tierras, esta gente sabía cuidarse.

Cabezo del Asno

En el cabezo del Asno estamos ante una fortaleza natural espectacular. De hecho, recorrimos completamente su falda hasta que dimos con el punto más apto para acceder a su cima. Hemos de decir que nos llegaron informaciones de la posible existencia de menhires y un dolmen en este enclave detectados en la segunda mitad del siglo XX. Motivo suficiente para adentrarnos por todo el cerro y peinarlo, pero no pudimos encontrar nada de esto, es muy probable que se trate de patrimonio expoliado o destruido por ignorancia en épocas recientes.

En esta sexta entrega de Cuaderno de Campo regresamos a la zona costera de Lorca para adentrarnos en espacios naturales ubicados entre 
las pedanías de Morata y Ramonete.

En esta sexta entrega de Cuaderno de Campo regresamos a la zona costera de Lorca para adentrarnos en espacios naturales ubicados entre las pedanías de Morata y Ramonete. / Pedro Quiñonero

En cualquier caso, recorrer paso a paso este cerro nos hizo toparnos con muchas curiosidades, como dar con la ruinosa casa del cabezo del asno, donde se ubica el único nacimiento de agua que da este macizo, junto al mismo, se ubica el único árbol que hay sobre el Asno. Un enorme algarrobo que proyecta una preciada sombra, es digno de mencionar que bajo esta ejemplar crece un mirto, valioso y escaso arbusto en toda nuestra geografía que ha prosperado gracias a la sombra del primero y el agua que proporciona dicho nacimiento. Cuyo hilo de agua es absorbido por una goma de riego.

¿Por que se denomina del Asno, que lo llevó a ese nombre?

Algunos vecinos de la zona cuentan lo que oían de pequeños contar a los mayores, al parecer en una ocasión hace mucho tiempo de un corral ubicado en las proximidades del cerro, un asno se escapó asuntado, tan asuntado que sin frenar se adentró cabezo arriba sin mirar hacía tras. Cuando el animal llegó a la cima y olvidó el susto quiso regresar al corral, pero no dio con el empinado y estrecho paso vertical por el que alcanzó la amplia meseta de la cima, y el pobre asno no pudo bajar, de ahí que fuera bautizado por lo vecinos como cabezo del Asno.

El río Amir

Guadalentín, Luchena, Vélez, Turrilla y si Amir, río este último que atraviesa Ramonete, un río sin curso de agua en el presente debido a la extracción indiscriminada de este recurso, pues en sus degradados márgenes, aun perviven restos de molinos que en un pasado no tan lejano utilizaban la fuerza de su caudal para moler harina, El río Amir conserva algún tramo de umbría que reverdece sus márgenes al amparo de la sombra proyectada por los cerros que atraviesa.

El agua en este río, como otros de Lorca, no cumple su ciclo de regresar al mar rellenando los acuíferos a su paso y beneficiar con sus sedimentos los bancos de peces próximos a su desembocadura, reponer de arena las playas o simplemente alejar a las medusas que se precipitan a la orilla costera, ante la alta salinidad por la falta de aporte de agua dulce. A cambio, esa agua alimenta una industria-agro insaciable en una zona tan árida, que no sabemos hasta donde podrá soportar ambiental y socialmente este modelo

Pedro Quiñonero.

Sigue el canal de La SER en WhatsApp, donde encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00