A vivir EuskadiA vivir Euskadi
Sociedad

Nieves, madre de hija adolescente: "La convivencia era horrible y opté por cenar sola e irme a la cama"

La Cadena SER en Euskadi accede a una sesión de terapia grupal del programa Norbera dirigida a familias de adolescentes con dificultades de comportamiento

Nieves, madre de hija adolescente: "La convivencia era horrible y opté por cenar sola e irme a la cama"

Nieves, madre de hija adolescente: "La convivencia era horrible y opté por cenar sola e irme a la cama"

24:29

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1715422589020/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora

Todos los miércoles, un grupo de familias se reúne en la sede de Norbera, en San Sebastián, para hablar sobre la convivencia con su hijos e hijas adolescentes y para aprender a reconducir situaciones difíciles en el día a día. Son terapias grupales en las que las familias son asesoradas por personas expertas en psicología que les orientan y les dotan de herramientas relacionadas con la educación de sus hijos e hijas.

Las familias acuden a terapia individual y grupal

Las familias acuden a terapia individual y grupal / Cadena SER

El programa A vivir que son dos días Euskadi se adentra en una de esas sesiones dirigidas en este caso por Mónica Egido, psicóloga clínica y psicoterapeuta familiar de Norbera. "Lo que hacemos primero es atender, acoger a las familias, que vienen con sus problemas y sus dificultades. Es un acompañamiento para que puedan expresar qué les preocupa", detalla. Norbera es un programa que pertenece a la Fundación Izan. Aborda las diferentes problemáticas propias de la adolescencia que puedan llegar a generar situaciones de riesgo y/o desprotección, y de sus familias.

Nieves acude al grupo desde hace nueves meses. Su hija, adolescente, ha mostrado siempre una actitud rebelde. "La situación era insoportable. Antes era a bronca diaria. Yo hasta dejé de cenar con ellos, cenaba sola y me metía en la cama", cuenta. En este tiempo en el que acude a las sesiones, ha percibido un cambio notable, gracias, en parte, a esos encuentros pero también a la terapia individual que le acompaña.

Jóvenes de entre 13 y 17 años

Paralelamente al trabajo de las familias, sus hijos e hijas también acuden a terapia en Norbera. Desde un punto de vista evolutivo y familiar, se trabaja en el abordaje de las diferentes crisis que conlleva la educación para aprender a situarse ante los cambios en las relaciones con el/la adolescente. Por dificultades en la relación con su hijo de 13 años acudió Alfonso a esta terapia. "Estoy divorciado y mi hijo tiene muy mala relación con su madre. Todo el día discutiendo, desde insultos, voces... una situación insostenible, algo que no es agradable. Llegar a una casa en la que dices `buenas tardes´ y lo siguiente son voces pues, al final, es duro para su madre y es duro para el niño", explica.

Los jóvenes reciben apoyo psicológico y educativo por parte de profesionales

Los jóvenes reciben apoyo psicológico y educativo por parte de profesionales / Cadena SER

También Laura comparte con el grupo sus vivencias en casa con su hija de 17 años. Le detectaron TDAH e hipertiroidismo. Su actitud, sostiene, es de rebeldía, por eso decidió acudir a estas sesiones hace dos años.

Los y las adolescentes van derivados del colegio, de Servicios Sociales o de Salud Mental. Atienden a jóvenes con edades comprendidas entre los 13 y los 17 años, y es un servicio gratuito. La tasa de abandono, advierte Mónica Egido, es muy baja. También considera que se está dando una tendencia al alza de la necesidad este tipo de apoyo en la educación de la juventud, jóvenes con actitudes agresivas, huidas de casa, violencia, apatía o consumo de drogas.

Abordaje integral

El programa, que hace unos meses cumplía un cuarto de siglo, atendió solo el año pasado a 202 adolescentes, a los que se deben sumar sus familias. "El criterio de acceso es fundamentalmente de edad", explica Leire Zapirain, integrante del programa. Se atiende a cualquier persona que solicite sus servicios, sin distinción por sexo, raza, creencia, situación de salud mental y física, del grado de exclusión social y de la problemática judicial en que se encuentre. Se realiza un abordaje integral de las situaciones prestando atención a aspectos personales, familiares, formativo/laborales y sociales.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00