Hoy por Hoy VitoriaHoy por Hoy Vitoria
Sociedad

Conocemos el jardín meteorológico del aeropuerto de Foronda

Raquel Sanclaudio y Guillermo Ramos son los encargados de dar el parte meteorológico, cada 30 minutos, que llega a nuestros teléfonos y ayudan a los despegues y aterrizajes

¿Cómo llega la información del tiempo a nuestros móviles?

¿Cómo llega la información del tiempo a nuestros móviles?

18:13

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1711711654309/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

¿Saben quién o quienes son los encargados de hacer llegar el tiempo a nuestros teléfonos? y ¿Cuál es la maquinaria que utilizan y desde dónde se hace este trabajo? Son preguntas que todos y todas nos hemos hecho alguna vez, y en nuestro caso encontramos las respuestas en la estación meteorológica de Foronda. Esta es la encargada, por un lado de ayudar al despegue y aterrizaje de los aviones que llegan hasta el aeropuerto gasteiztarra, y por el otro que llegue la previsión meteorológica, cada hora hasta nuestros teléfonos y tablets.

Raquel Sanclaudio y Guillermo Prieto, apasionados del tiempo, son los encargados de manejar y recoger los datos del jardín meteorológico, en el exterior de la torre y que cuenta con más de 13 aparatos medidores, y de manera remota hacerse con esos mismos datos de manera automática gracias a los equipos colocados en la cabecera de la pista de despegue y aterrizaje, en los que se mide "el viento, la temperatura, altura de la nube, la visibilidad y presión", nos cuenta Sanclaudio. Datos que se ofrecen cada 30 minutos y "trasmitimos al instante al servicio aeronáutico, a nivel internacional, y luego también tenemos una estación automática en la pista, igual a la que tenemos en el jardín meteorológico, y esa emite directamente los datos que se pueden ver en la web de AEMET, cada hora", nos indica Sanclaudio.

El jardín meteorológico

El jardín meteorológico es una porción de suelo natural, que sirve como aporte representativo del entorno, donde se toman medidas meteorológicas, para crear el parte. En el caso de Foronda nos lo encontramos al lado de la torre de control, en un espacio acotado, al que Guillermo Prieto y Raquel Sanclaudio tienen que salir cada 6 horas para recoger los nuevos datos y variaciones que les aportan los diferentes instrumentos. Además, algunos instrumentos, para que cumplan su misión, deben protegerse de la radiación y de las precipitaciones, como es el caso de la garita meteorológica, 'la joya de la corona', ya que es ahí donde "tenemos 4 termómetros, que nos miden la temperatura actual, la humedad, y las temperaturas máximas y mínimas que vamos teniendo durante el día, y además de este que es manual contamos con otro automático en pista", nos indica Raquel Sanclaudio. Cabe destacar que la garita debe tener su puerta orientada hacia el norte y estar pintada de blanco.

Otro de los aparatos más identificativos del jardín meteorológico es el heliógrafo de Campbell-Stoke. Este aparato mide la insolación o "sol eficaz", es decir, "recoge el número de horas de sol que tenemos en el día", como nos cuenta Guillermo Prieto. Este es básicamente una bola de vidrio macizo de unos 10 cm. de diámetro que, a modo de lente, concentra los rayos solares en un foco próximo a ella, y a medida que el sol se va moviendo en el cielo, este foco va recorriendo una banda o cartulina que va quemando, para saber en función de estos las horas de sol que vamos teniendo en los diferentes días.

Estas son dos de los 13 instrumentos con los que se cuenta en el jardín meteorológico de Foronda, que sirven para ofrecer, al momento, y poder predecir el tiempo real que vamos a tener en los próximos días y cómo pueden llegar las diferentes temporadas del año.

Temperaturas por encima de lo normal

Ya sabemos que el cambio climático, y al que aún estamos a tiempo de poder mitigar en parte, está haciendo que tengamos semanas en las que pasamos de temperaturas cercanas a 0 o negativas a días por encima de los 15-16 grados. Situación que llevan detectando desde hace un tiempo en Foronda y que Guillermo Prieto ya nos dice "que no son temperaturas normales, el tiempo está cambiando y lejos de volver a los fríos y nieves que conocíamos antaño se está tendiendo a mucho calor".

De hecho en Vitoria, desde el pasado verano, hemos vivido una granizada que hizo estragos en la ciudad, temperaturas muy altas en los meses de verano y bien entrado septiembre, que hicieron estragos en el campo y dejaron los pantanos bajos en el nivel de agua, y hace bien poco lluvias torrenciales que llevaron a inundaciones y desbordamiento de los ríos. Poco o nada nieva y parece que el frío, cuando llega, se nota más, igual que el calor.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00