Hoy por Hoy VitoriaHoy por Hoy Vitoria
Sociedad

Servicio de atención temprana: "La base de nuestra intervención es el juego y la actividad lúdica"

El Servicio de atención temprana atiende ya a 780 niños y niñas con trastornos cognitivos, motrices p de conducta

Conocemos el servicio de atención temprana de la Diputación Foral de Álava

Conocemos el servicio de atención temprana de la Diputación Foral de Álava

28:13

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1711024873785/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El Servicio de atención temprana atiende ya a 780 niños y niñas. Hablamos de un servicio al llegan txikis, de menos de 6 años, con con trastornos cognitivos, motrices, de conducta. En algunos casos con un diagnóstico y en otros no. El servicio orienta, diagnóstica, trata y hace seguimiento de los casos. Un servicio cada vez más demandado: si en 2016 eran 232 los menores atendidos en el servicio, el año pasado fueron 783. La razón de ese incremento es, según Begoña Rodríguez, subdirectora técnica del Área de Personas con discapacidad del Instituto Foral de Bienestar Social, no es una sola, sino que hay varios indicadores: por una parte "que en el 2016 se incorporaron a los niños y niñas de entre 3 a 6 años", aunque también "el crecimiento del espectro autista, el diagnóstico precoz o el desarrollo neonatal, criaturas que salen adelante con 26 semanas", serían algunas de ellas.

Precisamente son los casos relacionados con el espectro autista los más generalizados. "En el ámbito del trastorno generalizado del desarrollo con el espectro autista incluido es la mayor demanda que tenemos, seguimos teniendo solicitudes vinculadas con muchos problemas motoricos y posturales, como parálisis cerebral o deterioro físico", apunta.

Para atender las creciente demanda, no solo en Vitoria y Álava, la Diputación quería este año concertar el servicio en todo Álava con gabinetes privados, de forma que padres y madres no tengan que adelantar el dinero en la zona rural; y en Vitoria se pudiese hacer frente a una hipotética saturación del servicio. Sin embargo, no ha sido posible, por la prórroga presupuestaria. Preguntada por la posibilidad de no poder atender la demanda, Rodríguez afirma "que no hay lista de espera" y que se está atendiendo a todos los niños y niñas que se necesita.

El juego como camino

Raquel González, trabajadora del centro. "Nuestra intervención la base es el juego, y todo se basa en eso; con actividades lúdicas para tantear cuáles son esas dificultades y ver cómo podemos potenciarlas y mejorarlas", apunta. "Trabajamos de terapias de espectro autista, o de comunicaión...se da una atención total", nos cuenta.

El espacio cuenta con dos platas en las que hay diferentes espacios. "En la planta baja contamos contamos con aulas más amplias y con material para el tema motriz, y en el aula de psicomotricidad tenemos diferentes tecnologías y máquinas como una cinta y un columpio, pero la novedad es que contamos con un robot, con la que estamos haciendo la terapia robotizada, Innowalk, que les pone a los niños y niñas a hacer el movimiento de andar a los niños que no tienen esa oportunidad", nos cuenta. La financiación de esta máquina que, "está dando muy buenos resultados", se acaba en abril, por lo que González ha hecho un llamamiento para poder mantener más allá de abril este servicio para las familias.

Mikel y Alicia

"En nuestro caso, cuando Mikel tenía un año y medio nos dimos cuenta que algo no iba bien, porque el niño no se comunicativa igual que el resto de peques de su edad. Además de no hablar, no señalaba con el dedo lo que quería", nos explica su ama, Alicia. Ese fue el momento clave, y "en la revisión de los 18 meses con la pediatra le comentamos nuestras sospechas, y gracias a eso nos derivó al servicio de atención temprana, donde nos explicaron todo y han ayudado tanto al niño con su evolución como a nosotros para poder entenderlo".

Alicia nos cuenta como vivieron "muy asustados y sin saber muy bien qué hacer y a quién acudir", hasta que recibieron, finalmente, el diagnóstico del neuropediatra; retraso madurativo, pero al ser muy pequeño había que ver cómo evolucionaba. A lo largo de estos tres años y medio "le han enseñado a él muchas cosas, para tener una vida totalmente normal ahora mismo, y a nosotros cómo enfrentarnos a ciertas conductas, como berrinches, y a saber comunicarnos con él", ha indicado Alicia, que anima a "todas las familias que no tengan miedo a explicar todas las conductas que ven y no normalizarlas, ya que cuanto antes se empiece con la terapia, mejor para una evolución adecuada".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00