Hoy por Hoy Madrid SurHoy por Hoy Madrid Sur
Ocio y cultura

Teodoro Pérez, el ‘guitarrero’ de Leganés cuyas joyas se venden en Japón por hasta 22.000 euros

Visitamos el taller de este artesano con más de medio siglo de experiencia para conocer mejor su oficio y su amor por el detalle a la hora de construir guitarras

Visitamos el taller de guitarras artesanas de Teodoro Pérez en Leganés

Visitamos el taller de guitarras artesanas de Teodoro Pérez en Leganés

14:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1712835895894/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Teodoro comenzó a trabajar construyendo instrumentos musicales en 1966 en la escuela taller de José Ramírez de Madrid. Se independizó 26 años después, y en 2005 creó su actual taller de Leganés y la firma ‘Guitarras Teodoro Pérez’. De su taller, que huele estupendamente a madera y barniz, han salido ya unas 1.400 guitarras clásicas y flamencas. Todas de gama alta para los guitarristas más exigentes y profesionales.

Figuras como Raimundo Amador o John Taylor de ‘Duran Duran’ han sido clientes suyos, y es que hasta el 90% de su limitada producción sale fuera de nuestras fronteras, sobre todo a países como EEUU y Japón. En su taller podemos conseguir una guitarra por entre 3.000 y 10.000 euros, pero la fiebre por el flamenco en Oriente ha provocado que los distribuidores japoneses vendan su guitarra más cara sobre los 22.000 euros. El amor por el detalle (cuestión de décimas de milímetro para los trastes, por ejemplo) y los tiempos de fabricación, son claves para la construcción de sus joyas con cuerdas. “El mueble, la hechura y el sonido” cree que son sus puntos más fuertes, aunque luego cada guitarrista tiene sus preferencias y siempre, siempre, prueban muchas diferentes antes de decidirse por una.

Teodoro Pérez con sus hijos Beatriz y Sergio en su taller de Leganés

Teodoro Pérez con sus hijos Beatriz y Sergio en su taller de Leganés / Víctor Rodríguez

Según sus hijos Sergio y Beatriz, que también trabaja en el taller además de su yerno, Teodoro es “la pesadilla de los distribuidores de madera”, porque tarda lo suyo en elegir la materia prima con la que darán forma a las guitarras. Hay que analizar cualquier imperfección y otros muchos factores antes de dar el paso y ponerla a secar hasta doce años en el caso de la madera de palosanto de Madagascar o hasta 20 años en el caso del ébano para los diapasones.

Sin intención de jubilarse

Más que luthier, Teodoro prefiere que se le conozca como guitarrero. Pese a sus 72 años no tiene intención de jubilarse pronto, aunque la continuidad de la saga está garantizada. Beatriz se encarga, entre otros asuntos, de la administración del negocio familiar y su expansión internacional. Pone mucho acento en la “dedicación, el mimo y el cuidado” que diferencia sus instrumentos de los fabricados en serie y con maquinaria. Sergio nos ha contado que se tarda alrededor de mes y medio en la construcción a mano de cada guitarra, y a eso hay que sumarle el barnizado “a muñequilla” que dura otro mes y medio más. Lo dicho, joyas que salen a todas partes del mundo desde este taller del barrio de San Nicasio en Leganés.

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00