Hoy por Hoy Madrid SurHoy por Hoy Madrid Sur
Salud y bienestar

Leche de fórmula: cuál y hasta cuándo

Analizamos las novedades de la industria y las recomendaciones de pediatras y expertos

Entrevistamos a Jesús Jiménez López, director científico de Laboratorios Ordesa

Entrevistamos a Jesús Jiménez López, director científico de Laboratorios Ordesa

17:53

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1710334488118/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

“La lactancia materna exclusiva es la mejor alimentación para los bebés hasta los seis meses de edad. Ofrece ventajas de salud en múltiples frentes. Por ejemplo, para la mamá previene las hemorragias post‐parto, favorece la recuperación del peso pre-embarazo, produce bienestar emocional, reduce el riesgo de cáncer de mama y de ovario… y para el bebé protege frente a las infecciones respiratorias, otitis, infecciones gastrointestinales e incluso urinarias; reduce el riesgo de Síndrome de Muerte Súbita del Lactante, mejora el desarrollo dental, ayuda al desarrollo del cerebro, reduce el riesgo de obesidad…”, así se posiciona el pediatra Iván Carabaño antes de hablar en SER Madrid Sur sobre la leche de fórmula.

“Se estima que en España un 75-90% de los recién nacidos reciben lactancia materna exclusiva al nacimiento; estas cifras caen hasta un 60-70% a los 15 días y al 35% a los 6 meses”, desvela Carabaño que, por lo tanto, asegura que la “mayoría de los lactantes toman antes o después fórmula artificial”.

Para analizar la situación de este alimento y sus avances hemos contado con Jesús Jiménez López, “una de las personas que, de primera mano, ha sido testigo de manera directa de los avances tecnológicos en la elaboración de estas fórmula en nuestro país, en los últimos treinta años” como director científico de Laboratorios Ordesa, marca que elabora las Blemil o Blevit.

Sobre los elementos que definen mejor a las fórmulas infantiles Jiménez López explica que “hay una serie de componentes obligatorios: en especial, las proporciones de principios inmediatos. A estos elementos clásicos se han ido uniendo diversos ingredientes, como los nucleótidos, ciertos prebióticos, los oligosacáridos de la leche humana (HMO), la osteopontina, la membrana grasa del glóbulo lácteo, ciertos probióticos y un largo etcétera. Todos estos ingredientes consiguen trazar sinergias entre sí, para obtener el fin deseado: que el lactante se desarrolle nutricionalmente de manera adecuada, que esté debidamente protegido frente a las infecciones, y que esté menos predispuesto a fenómenos de autoinmunidad, alergias…”

Si miramos al futuro de las fórmulas infantiles, asegura que “de forma progresiva se irá comprendiendo mejor la bioquímica de la lactancia materna. No obstante, hay un hecho que preocupa de manera especial, y es el auge de los cuadros de alergia a las proteínas de leche de vaca y los problemas funcionales del lactante pequeño. Que, aun no siendo graves, sí causan un gran disconfort. En este orden de cosas, me gustaría poner en valor una molécula prometedora, la beta-caseína A2, que parece mejorar el bienestar de los lactantes. Y que no es un futuro, sino una realidad que incorporan algunas fórmulas infantiles”.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00