Sociedad

San Antón vuelve a congregar a fieles y mascotas en la iglesia de San Miguel

Los animales han recibido un año más la bendición en esta tradicional cita que sigue teniendo buena aceptación entre los palentinos

Celebración de San Antón en Palencia

Celebración de San Antón en Palencia

Palencia

Como cada 17 de enero la festividad de San Antón vuelve a reunir en los entornos de la Iglesia de San Miguel de Palencia a numerosos fieles con sus mascotas para recibir la bendición del patrón de los animales. Ya sea por devoción o por cumplir con una tradición arraigada entre los amantes de los animales, la afluencia de público se mantiene en cifras similares en los últimos años, algo que contrasta con la carencia que sufre la Cofradía de San Antonio Abad, encargada de organizar los actos, que sigue viendo disminuir su número de cofrades sin que haya un relevo.

Pese a ello, la tradición sigue manteniéndose viva y así lo demuestran las numerosas mascotas que hoy han recibido la bendición de manos del párroco de San Miguel, tras la misa en honor al santo celebrada a las 12 del mediodía. Si en otras ocasiones hemos podido ver gatos, caballos, conejos o pájaros, este año han sido casi en exclusiva perros los que se han dado cita en la plaza de la iglesia llenándola de bullicio. Los asistentes también han podido recoger uno de los típicos panecillos que se reparten en esta fecha en la mesa petitoria que se instala todos los años y además en este 2023 se recupera la costumbre de la celebración del vino español que la cofradía ofrece a autoridades y cofrades.

Festividad de San Antón en Palencia

Festividad de San Antón en Palencia

05:24

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1673957579750/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

San Antonio Abad era un monje ermitaño egipcio que nació en el año 250, hijo de acaudalados campesinos, repartió su herencia entre los pobres y se retiró al desierto. Cuenta la leyenda que un cerdo salvaje decidió acompañarle toda su vida, una vez que el Santo le otorgó el milagro de devolverles la vista a sus jabatos. Por eso estamos acostumbrados a una representación de San Antón con un cerdo domado a sus pies, una imagen que le convierte en el protector de los animales. Según la tradición, los campesinos rogaban a San Antonio Abad para que protegiera a sus ganados de las enfermedades y de depredadores y, de esta costumbre en la actualidad la gente acude con todo tipo de animales domésticos, y no tan domésticos, a recibir la bendición del Santo a través de un sacerdote.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00