Hoy por Hoy CuencaHoy por Hoy Cuenca
Sociedad

Se buscan familias de acogida en Cuenca: “Nuestra vida cambió a mejor”

Bienestar Social y Acofam desarrollan una campaña de divulgación sobre los beneficios sociales del acogimiento familiar

Se buscan familias acogedoras en Cuenca: “Nuestra vida cambió a mejor”

Se buscan familias acogedoras en Cuenca: “Nuestra vida cambió a mejor”

25:12

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1716281810665/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

“Una familia acogedora es la que tiene claro que tiene un compromiso, tras una reflexión de todos sus miembros, para ofrecer su seno familiar temporalmente para que un niño, una niña, un grupo de hermanos pueda ser acogido y cuidado en todos los ámbitos, pueda mantener los vínculos y contactos con su familia de origen y pueda comprender lo que ha ocurrido, con el objetivo de que en algún momento, si su familia biológica inicia un proceso de recuperación, pueda volver con ellos lo antes posible”.

Así define el acogimiento familiar Ángel Bonilla, presidente de la Asociación de Familias Acogedoras de Cuenca. Actualmente son 61 entre descanso y acogiendo, pero faltan más. En Cuenca hay 172 menores tutelados por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. 71 de ellos ya están con familias de acogida. El otro centenar está en centros residenciales. Para ellos se busca una familia acogedora.

“Tanto la ley de Castilla-La Mancha como la estatal establecen que haya preferencia para el acogimiento familiar frente al residencial”, explica Ana Eslava, jefa de servicio de Infancia y Familia en Cuenca. “En muchos casos no se puede, bien porque no hay en ese momento una familia acogedora o por otras circunstancias de los menores. Tienen preferencia para el acogimiento familiar los menores de tres años”.

Ana Eslava, jefa del servicio de Infancia y Familia de Cuenca; Ángel Bonilla, presidente de Acofam, y Miguel, miembro de una familia acogedora.

Ana Eslava, jefa del servicio de Infancia y Familia de Cuenca; Ángel Bonilla, presidente de Acofam, y Miguel, miembro de una familia acogedora. / cadena SER

Requisitos

Las familias acogedoras deben cumplir algunos requisitos: “Puede ser cualquier persona a nivel individual o de pareja, mayores de 25 años, empadronados en Castilla-La Mancha”, explica Bonilla. “Se les pide un certificado de penales y que no estén en ningún registro de ningún tipo de violencia”.

Acofam forma y valora a las familias. “En ese periodo reflexivo tienen que asumir la característica del acogimiento familiar que es temporal y no definitivo”, apunta Bonilla. “No optan a ser papás o a suplir a los padres, sino a acompañar, a cuidar a los niños durante un tiempo para que puedan volver con su familia. Les ofrecemos una formación básica y especializada y un acompañamiento para cualquiera de los tipos de acogimiento, sea de urgencia, temporal, permanente o profesionalizado”.

“La diferencia ente ellos es la temporalidad”, detalla Eslava. “El de urgencia es para un máximo de seis meses; el temporal es de hasta dos años; el permanente, hasta la mayoría de edad de los niños, y el profesionalizado depende de las características que tengan los menores. Por ejemplo, que sean hermanos, que sea un menor con características especiales, adolescentes con conducta difícil”.

En Cuenca, 71 niños, niñas y jóvenes viven en familias de acogida.

En Cuenca, 71 niños, niñas y jóvenes viven en familias de acogida. / Cadena SER

Familia acogedora

“Nosotros siempre nos sentimos atraídos por la idea de acoger”, explica Miguel que junto a su mujer Amelia son una familia de acogida de Cuenca. “Pero lo fuimos dejando. Sin embargo, cuando conocimos Acofam nos decidimos. Hemos tenido cuatro niños en distintos años en las modalidades de urgencia y temporal”. Ellos son un matrimonio con tres hijos. Cuando acogieron la primera vez, sus niños tenían entre seis y once años. “Los de acogida han sido bebés y los hemos tenido, en algún caso, hasta los dos años y medio”.

“Lo más emocionante es cuando te dan al crío. Lo más desafiante es la separación, cuando se pasa un duelo al que estás preparado. El resto del tiempo es como si fuera un hijo más”, explica Miguel. “Nuestra vida cambió a mejor. A nuestros hijos les benefició porque se hacían más responsables. Ha sido una experiencia positiva”.

Hacen falta familias de acogida en Cuenca.

Hacen falta familias de acogida en Cuenca. / Getty Images

Ayudas económicas

El Gobierno de Castilla-La Mancha ayuda económicamente a las familias acogedoras. “Dependiendo de si es familia extensa o ajena hay una cantidad distinta. Se trata de ayudarles a sufragar los gastos del día a día”, apunta Eslava. “La valoración de las familias no se centra exclusivamente en la economía familiar”, matiza Bonilla. “Se tiene en cuenta la personalidad, la madurez, el tipo de ofrecimiento, el tener claro la diferencia entre acogimiento y adopción, el respeto hacia la historia de origen de los menores. También se tienen en cuenta las condiciones de habitabilidad de la vivienda y laborales de las familias, pero es un requisito más. Simplemente que los menores, tanto los propios como los acogidos, puedan tener una estabilidad y un cuidado aceptable”.

¿Por qué son necesarias las familias de acogida de menores en Cuenca?

Seguimiento

Durante el periodo de acogimiento se asigna a las familias un técnico de menores que se encarga del seguimiento, aunque el control más exhaustivo recae en Acofam. “Prestamos un acompañamiento durante todo el tiempo del acogimiento”, precisa Bonilla. “Este servicio tiene una gran base de orientación psicológica, emocional, académico, de integración, de relación con la familia de origen y de autocuidado de la familia que acoge. Quedamos con las familias, presencial y telefónicamente, a la semana, cada quince días o una vez al mes. Depende de las familias y el tipo de acogimiento. Queremos que las familias se sientan con una vivencia del acogimiento que, aparte de que les sea satisfactoria, sepan también cómo dar respuesta en cualquier ámbito de la vida de los hijos propios o de los acogidos”.

Acofam cuenta con 61 familias de cogida en Cuenca.

Acofam cuenta con 61 familias de cogida en Cuenca. / Getty Images

El acogimiento desde la madurez

Una de las menores que estuvo en acogimiento familiar con su hermana, y que ahora tiene ya 26 años, relata que para ellas “fue una suerte estar siempre con nuestra familia de acogida. Pasamos de un acogimiento temporal al permanente”. Valora como lo más importante de aquellos años el haber tenido “una familia de referencia que te apoya y que te quieren, sentirte parte de algo, estar en comunidad, ir colegio, tener una vida normalizada”.

“La emancipación fue un periodo duro como para cualquier joven que quiere volar, pero también quiere estar en casa”, dice. “La universidad me fue bien, he opositado para una plaza de trabajo social de la Junta de Castilla-La Mancha”.

Desde la maduración ve que “el acogimiento familiar es un proceso de cura, de introspección también con tu familia de origen. El objetivo es que todos tengan claro el bienestar de los niños”. Esta joven, que no ha querido dejar su nombre para este reportaje, insiste a las familias interesadas en que “si necesitan una señal, es esta. De verdad, les va a cambiar la vida a mejor”.

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
Paco Auñón

Paco Auñón

Director y presentador del programa Hoy por Hoy Cuenca. Periodista y locutor conquense que ha desarrollado...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00