Tribunales

Ante el Jurado la mujer que dejó el cráneo de su novio en casa de una amiga

La defensa pide la declaración de no culpabilidad de la acusada y su libre absolución, al considerar que no es autora de delito alguno

Carmen Merino, la acusada, a su salida del Juzgado de Instrucción número 3 de Castro Urdiales en 2020. / Juan Manuel Serrano Arce - Europa Press - Archivo EUROPA PRESS

Santander (Cantabria)

Nueve ciudadanos conformarán el Jurado Popular que juzgará, en la Audiencia de Cantabria, a la acusada de asesinar en 2019 a su novio, cuyo cráneo fue encontrado en una caja que la mujer dejó en casa de una amiga, en Castro Urdiales, donde residía la pareja desde hacía años.

El Jurado Popular de ese proceso se constituye para juzgar a partir del lunes, 7 de noviembre, a Carmen Merino, que lleva tres años en prisión provisional y se enfrenta a 25 años de cárcel por un delito de asesinato con alevosía con imposibilidad de defensa y agravante mixto de parentesco por la muerte de Jesús María Baranda.

Carmen Merino, de 61 años y natural de Sevilla, se trasladó hace años a Castro Urdiales, donde conoció a Jesús María, un vizcaíno, exempleado de banca, de 67 años, que residía también allí.

Tras la desaparición desde el mes de abril de Jesús Mari -como le llamaban su familia y amigos-, en septiembre una amiga de Carmen avisó a la Guardia Civil de que salía un olor muy fuerte de una caja que la mujer había llevado a su casa para que se la guardara.

Esta amiga confesó a los agentes que se acercaron a su domicilio que Carmen Merino le había dicho que en la caja había juguetes sexuales, y que quería sacarlos de su casa porque la Guardia Civil iba a registrarla ante la desaparición de su pareja.

Sin embargo, al abrir los agentes la caja, encontraron en su interior el cráneo del hombre desaparecido desde hacía meses.

Su pareja fue detenida el día después, desde entonces permanece en prisión provisional en la cárcel de El Dueso, en Santoña, y se ha negado en varias ocasiones a declarar ante el juez.

La Fiscalía, que pide 25 años de cárcel para esta acusada, considera que Carmen Merino, "movida por un interés económico", urdió un plan para acabar con la vida del que era su novio.

Añade que planeó el crimen para cometerlo en el interior del domicilio y así evitar la presencia de terceras personas, además de suministrar al hombre un fármaco sedante para adormilarle.

Además, pide una indemnización de 20.000 euros por daños morales para cada uno de los cuatro familiares de la víctima (los dos hijos, el hermano y el primo).

La acusación particular, que representa a los dos hijos del hombre, coincide con la Fiscalía en la petición de pena, y en concepto de responsabilidad civil solicita que la acusada indemnice a sus dos representados con 70.000 euros.

La defensa pide la declaración de no culpabilidad de la acusada y su libre absolución, al considerar que no es autora de delito alguno.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad