A Vivir BalearesA Vivir Baleares
Sociedad

"La palabra cáncer nos da miedo a todos, pero me ha mostrado un mundo en el que soy más feliz"

Chel Cuerda, paciente de cáncer de colon, ha explicado su caso en 'A vivir Baleares', dando un ejemplo de optimismo y lucha ante la adversidad

Reportaje: Día Contra el Cáncer (4 de febrero)

09:42

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1707029161930/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

"Estoy aquí para que este 4 de febrero, Día Mundial de la Lucha contra el Cáncer, tenga la mayor visibilidad". Son las palabras de Chel Cuerda, voluntaria en la AECC Baleares y paciente de cáncer de colon. Para ella supone aportar un "granito de arena" el contar la montaña rusa de emociones que esconde y que se derivan del diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad. Lo que tiene que imperar, ha explicado, es el optimismo.

Abril de 2022 es la fecha del comienzo de su historia. Un comienzo difícil, lleno de incertidumbres que no se despejan hasta que los síntomas empiezan a manifestarse con contundencia. Por eso es fundamental actuar a tiempo; aunque eso lo deja para el final.

"Tenía unos dolores horribles de estómago durante mucho tiempo. Me atendieron en Atención Primaria, pero no terminábamos de averiguarlo. Llegaron incluso a diagnosticarme depresión, es que yo estaba que no podía más", ha relatado.

Finalmente, tras varios palos de ciego, deciden ingresar a Chel cuando, por fin en la consulta de la especialista de digestivo, empezó a vomitar. Ya han pasado ocho meses, en diciembre, y está a punto de conocer su diagnóstico real.

"La noticia da mucho miedo. Esa palabra nos da miedo a todos. Pero lo tuve durante un cuarto de hora, solamente, porque tuve mucha suerte con mis doctoras", ha explicado. "Cuando se me acercó y me invitó a sentarme y a hablar, me lo contó, me lo explicó de un modo y con una empatía y una profesionalidad... Que, de verdad, no duró más de veinte minutos el miedo", rememora.

Esta historia está llena reflexiones similares a esta, las que muestran la cara del optimismo frente a la adversidad. Por difícil que sea. En este punto, junto a la comunicación y trato de los profesionales, es fundamental el apoyo familiar. Y tampoco ellos tienen un papel sencillo. Chel reflexiona y considera que, en muchos casos, puede ser que lo pasen peor que el propio paciente. En cualquier caso, también en eso tiene suerte.

Todo suma para afrontar el mundo nuevo que se presenta ante ti. La pena, y hasta a eso le saca el ánimo, es que muchas veces necesitamos un golpe de realidad para empezar a actuar y ser dueños de nuestra vida.

Positividad ante un nuevo mundo que se presenta

"Es absolutamente diferente cuando sales después de un mes del hospital. Habitualmente, en esta vida que llevamos, comes lo primero que pillas, pero ahora te tienes que cuidar. Eso, en el aspecto físico, pero en el emocional cambias mucho más", ha asegurado. "El latigazo me ha servido para ver las cosas de otra manera en un mundo en el que soy mucho más feliz; disfruto de cosas que antes no tenían tanta importancia", ha agregado.

El nuevo día a día, afortunadamente, funciona mucho más rápido con la noticia. Se afronta el quirófano y llega el turno de la quimioterapia. Hacen falta hasta 14 sesiones para terminar con la metástasis que sufría su hígado; y para que sean efectivas y poder afrontar sus efectos, hay que sobreponerse a la adversidad. "Por eso es fundamental intentar ser feliz, porque, así, esos efectos secundarios de la quimioterapia se sobrellevan mucho mejor. Hay que salir con las amigas, dar un paseo, merendar... Y lo que no te guste, lo apartas", ha subrayado.

No acaba aquí la historia de Chel, como ella llegó a pensar, sino que la metástasis volvió a visitar su hígado. Otro golpe. Este, más duro. ¿Consecuencia? Hay que luchar el doble, si cabe. "Es durillo, porque en los hospitales de día de la asociación hay una campana que la tocas cuando superas la enfermedad, y yo llegué a hacerlo", ha relatado. "Se hace más duro porque es otra vez pasar por ahí, pero hay que sacar la fuerza, tienes que pensar que si ya lo hiciste una vez, lo harás una segunda", ha añadido.

A día de hoy, Chel afronta un nuevo TAC, que determinará el resultado de la radioterapia a la que se ha sometido en esta segunda lucha contra la metástasis. Hay una cosa que está clara: "Piensas tanto en lo bien como en lo mal que puede salir. Pero todo a su tiempo e intentando aprovechar al máximo estas cuatro semanas previas. Si saliera mal, sé lo que tengo que hacer, he pasado por eso; si sale bien... Imagina".

Esa positividad es tal que, por supuesto, no contempla otra cosa que una noticia positiva. Por lo que ya tiene claro el vuelco que dará a su vida una vez termine esta dura etapa. "Conseguiré volver a trabajar, de una manera más tranquila, y mi empresa ganará una gran profesional, porque habré aprendido bastante. También dividiré mejor mi tiempo, más para mí, y también estoy empezando a hacer manualidades, cocinar comida india y a dibujar, dibujo manos", ha explicado.

Una alta tasa de supervivencia que pasa por una detección temprana

Según los datos de la Asociación Contra el Cáncer en Baleares, 2023 dejó en las Islas en torno a 900 casos de cáncer de colon. Año tras año, sigue siendo el más prevalente. Sin embargo, es, de largo, el que mayor tasa de éxito arroja siempre que se detecte a tiempo, con más del 90% de casos de supervivencia. Chel, amante de la radio, es consciente de que muchos de quienes escuchan este reportaje pueden estar pasando por un proceso de duda. Su mensaje es que no se lo piensen. Actúen ya, antes de que sea tarde, y abandonen esa incertidumbre pasando por los numerosos cribados que existen para diferentes cánceres.

"Si yo no me hubiera dedicado tanto al trabajo y me hubiera preocupado más por mí, igual habría pedido antes lo que terminé pidiendo al final, que, por favor, me hicieran pruebas", ha señalado Chel. "Estoy aburrida de oír a la gente pasar de ir a hacerse pruebas, y hay que hacerlas, de todo. Tenemos muy buenas herramientas, pero hay que ir y aprovecharlas", ha asegurado.

La campaña de la AECC, enfocada en el empleo

Precisamente sobre el trabajo ha versado este año la campaña de la Asociación Española Contra el Cáncer, donde sostienen que los supervivientes de esta enfermedad tienen un 34% más de posibilidades de perder su empleo. Según datos del Observatorio del Cáncer, es una cifra que podría afectar a más de 2.700 pacientes en Baleares, que son, aproximadamente, las personas diagnosticadas de esta enfermedad que están en edad laboral.

El presidente en las Islas, José Reyes, ha señalado que muchos de ellos no cuentan con la misma capacidad laboral una vez superan la enfermedad y su tratamiento; y o bien tienen que dejar su empleo, o bien reciben presiones para ello. Y es que el paciente está protegido en la legislación, pero ha apuntado que se dan casos.

Ha explicado que la asociación cuenta con un programa de ayuda económica a aquellas familias que, pasando por un cáncer, tienen dificultades para hacer frente de determinados gastos, como los de alquiler o hipoteca, o los de suministros. "Solo en 2023 se han destinado más de 150 mil euros en las Islas, lo que evidencia la magnitud de este problema. No es aceptable que en un lugar como Baleares y en 2023, un paciente de cáncer tenga que estar preocupado por si pierde el trabajo y no puede cubrir sus necesidades", ha subrayado.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00