Hoy por Hoy JerezHoy por Hoy Jerez
Salud y bienestar
Paseos Rurales

Por la ruta de las casas de viña de Balbaina Baja

"El Paseíto" semanal con Agustín García Lázaro

El Paseíto

El Paseíto

12:10

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1712571115563/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Nuestra ruta esta semana, de la mano de Agustín García Lázaro por el entorno de Jerez, nos lleva por uno de los pagos de mayor renombre, el de Balbaina Baja, que se encuentra a caballo entre los términos de El Puerto y Jerez.

Recorrido por las viñas Balbaína

Recorrido por las viñas Balbaína / Radio Jerez

Un recorrido fácil y cómodo, donde encontramos la ruta, perfectamente señalizada, ya que cuenta con paneles informativos sobre el pago de Balbaina, del paisaje del viñedo y de cada una de la veintena de casas de viña que encontramos a lo largo de su recorrido.

Recorrido por la viña de Balbaína

Recorrido por la viña de Balbaína / Radio Jerez

Tras recorrer 1,4 km el camino deja a la izquierda la casa de La Rosa, una viña que a finales del s. XVIII y comienzos del XIX tuvo varios propietarios hasta que pasa a manos de los hermanos Urruela Casares en 1828, quienes tras haber hecho fortuna en Guatemala regresaron a España, tras la independencia de las colonias americanas. El nombre de la viña parece deberse al de la niña Rosa Urruela Barreda, sobrina de estos propietarios.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Unos 600 m más adelante queda la casa de la viña Boullet, rodeada de una pequeña arboleda. Debe su nombre a José Boullet, administrador de los bienes del duque de Medinaceli que heredó este. La viña pasó a manos del duque, quien la vendió posteriormente en 1827 a los comerciantes italianos afincados en El Puerto, Tomás Ravina, su hijo y su yerno Agustín Abertis. Esta casa de viña, que llegó a tener oratorio, es una de las más antiguas de El Puerto.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Frente a ella, apenas a 100 m, se encuentra una de las casas de viña más llamativas y mejor conservadas de todo el pago de Balbaina: La Bendita Locura. Uno de sus antiguos propietarios fue Basilio Pérez Campuzano, regidor del ayuntamiento constitucional de 1812, Sus herederos la vendieron en 1854 al empresario Rafael Laffitte, quien la bautizó con el nombre de su madre, como Ntra. Sra. del Carmen.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

El prestigioso ingeniero de minas Juan Gavala Laborde fue su propietario entrado el siglo XX. Ya en 2016 la adquirieron Ana Luque y Ángela Adrover, quienes la rebautizaron con el nombre de La Bendita Locura, convirtiéndola, tras una cuidada rehabilitación, en un exclusivo alojamiento rural, elaborando también su propio vino con uvas de las variedades Syrah, Tintilla de Rota y Petite Verdot. Desde el camino llama la atención su singular fachada de dos cuerpos, unidos en la planta baja por un portal de acceso con tres arcos. El cuerpo derecho es la residencia de las propietarias y el izquierdo, que albergó la capilla y está coronada por una espadaña con veleta y campaña, se dedica actualmente a alojamiento rural

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Algo más adelante, a 300 m, en la derecha del camino, queda la viña Pineda, que debe su nombre a José F. Pineda, su propietario en el s. XVIII. La viña formó parte a finales del s. XX del grupo Osborne. Desde los 90, dejó de tener viñedos para transformarse en olivar. Frente a Pineda pasamos por Las Tablillas, teniéndose noticias de distintos propietarios de esta viña ya desde la primera mitad del siglo XVII.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Desde Las Tablillas, el camino inicia un ligero descenso, dejando a la derecha la casa de viña de María Manuela, que presenta muestras de abandono y conserva junto a ella un antiguo pozo. En 1801, fue adquirida por el empresario portuense de origen francés Juan Bautista Biñalet. En 1824 pasó a manos del comerciante Guillermo Lobe quien la bautizó con el nombre de su mujer, María Manuela Malagamba. Algo más adelante vemos la entrada al Majuelo Laffitte. Recordemos que "majuelo" era el nombre que se aplicaba a la viña recién plantada hasta que cumplía el cuarto año, en el que ya solía producir. Su antiguo propietario, Rafael Laffitte, fue un célebre político y empresario nacido en El Puerto.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Cuando ya hemos recorrido 3,2 km, nos cruzamos con el antiguo Camino de Jerez a Chipiona, o Camino de Regla. Muy cerca (a la izquierda) queda el cortijo de Pocito Chico y la laguna del Gallo, pero nosotros continuaremos a la derecha hasta otro cruce, apenas a 300 m, donde haremos un alto en el camino del que ya hemos recorrido 3,5 km. Aquí nos detendremos a descansar bajo una pérgola que se ha levantado en el lugar donde el camino se bifurca y donde hay una pequeña imagen de la virgen del Rocío.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Tras un ligero descenso, nos desviaremos otra vez a la derecha para pasar junto a la casa de viña de La Felipona, que debe su nombre al comerciante italiano Fernando Fco. Philippo, quien a comienzos del s. XVIII fue su primer propietario. Hoy se dedica al cultivo de almendros. Junto a ella está La Espartera. La familia Tovías, formó esta viña entre finales del siglo XVII y comienzos del XVIII. En 1758 la compró Pedro José Biñalet, empresario de origen francés. Junto a ella, a la izquierda del camino, el paseante encuentra al poco la llamativa puerta de acceso de La Pintada, hermosa construcción rodeada de un cuidado viñedo. Junto a la casa llama la atención una gran bodega, construida a mediados del siglo XIX.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Desde aquí, el camino inicia una ligera subida que, tras recorrer 900 m nos llevará hasta la casa de viña de Araníbar. A la derecha quedan los viñedos de La Bendita Locura y a la izquierda el parque eólico de la Hacienda La Rabia. La casa de viña de Araníbar debe su nombre a uno de sus propietarios, Juan de Aranibar, donostiarra afincado en El Puerto, donde fue regidor y uno de los más destacados cargadores de indias en la segunda mitad del siglo XVII.

Nuestro camino llega ahora al punto más alto de su recorrido, cerca del acceso a la casa de La Tula, donde hacemos una breve parada para disfrutar de magníficas vistas sobre la depresión donde se asientan Pocito Chico y la marisma del Gallo, que se encharca en épocas de intensas lluvias. Hacia el Oeste se ven las tierras de Rota y más cerca de nosotros, los edificios del centro penitenciario y los caseríos de La Tula, Belludo Bajo y El Limbo.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

En el tramo final de nuestro recorrido pasamos junto a la viña Belludo Bajo. Su curioso nombre es una modificación fonética del apellido del comerciante británico Tomás Velleut, propietario de una extensa superficie de tierras en la primera mitad del s. XVIII, llegando incluso a bautizarse esta zona del pago de Balbaina, como pago de Belludo. Su casa, una armoniosa construcción que presenta en el centro de su fachada tres arcos, se construyó en el primer tercio del siglo XIX.

Recorrido por la viña Balbaína

Recorrido por la viña Balbaína / Radio Jerez

Sigue el canal de La SER en WhatsApp, donde encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00