La VentanaLa opinión de Carles Francino
Opinión

La metáfora de la pasta de dientes

"Hoy ha vuelto a ocurrir: llevo días -demasiados días en mi opinión- escuchando -entre otras cosas- que en Cataluña se practica el apartheid lingüístico, como en la Sudáfrica que encarcelaba a Mandela. Ya sé, por otra parte, que el gobierno catalán pretende pasarse por el forro la sentencia judicial que obliga a impartir el 25% de las clases en castellano" la opinión de Carles Francino

La metáfora de la pasta de dientes

La metáfora de la pasta de dientes

Madrid

Reconozco que si en lugar de ser catalán como soy, hubiera nacido…pues yo qué sé… en Albacete, o en Coria del Río, o en Plasencia, o en Zaragoza…igual no estaría tan sensible a lo que estoy escuchando estos días. O a lo mejor sí, no lo sé, no tengo ni idea. Pero dado que la radio es un buen lugar para compartir emociones, y como además disimular se me da bastante mal, yo no quiero -ni puedo- hacer como si no pasara nada, como si no sintiera nada. Porque es que hoy ha vuelto a ocurrir: llevo días -demasiados días en mi opinión- escuchando -entre otras cosas- que en Cataluña se practica el apartheid lingüístico, como en la Sudáfrica que encarcelaba a Mandela; que a las familias que reclaman más enseñanza en castellano se les acabará poniendo un brazalete como hacían los nazis con los judíos; se habla de fascismo, de persecución, de terrorismo, incluso esta mañana en el Parlament alguien ha vinculado la historia de la escuela de Canet con el asesinato de Miguel Ángel Blanco.

Claro que la presidenta de ese mismo Parlament colocó en un mismo nivel de importancia, en Cataluña, el castellano que la lengua bereber, que no está mal. Ya sé, por otra parte, que el gobierno catalán pretende pasarse por el forro la sentencia judicial que obliga a impartir el 25% de las clases en castellano. También sé, y siento, que los tuits de amenazas a la familia de Canet son repugnantes; pocos, pero repugnantes. Y también sé que la Generalitat no ha hecho el más mínimo gesto de apoyo a esa familia, más bien lo contrario. Y antes de Canet, ha habido -y hay- personas en Cataluña señaladas y acosadas por los sectores más ultramontamos del independentismo… de todo esta lista de hechos, que no me molesto ni en adjetivar, no creo que pueda negarse la existencia de ninguno; son cosas que han ocurrido o que se han dicho. Vale, pues ahora podemos hacer varias cosas: podemos ponernos detrás de alguna de las pancartas, las más bestias, las menos bestias; es legítimo; unos aquí, otros allí, y arreando. Podemos ponernos de perfil; silbar, mirar hacia otro lado, disimular. O incluso podemos pensar que todo forma parte del decorado, de la bronca política y que no hay para tanto. Yo creo que sí hay para tanto porque estamos tocando nervios demasiado sensibles. Y lo único que se me ocurre es repetir la metáfora de un buen amigo que dice: “Hace demasiado tiempo que estamos sacando la pasta de dientes y luego no podremos volver a meterla en el tubo”. Pues eso.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad