Hoy por HoyMitos 2.0, desmontando la vida
Ocio y cultura

Albacete, la ciudad que no creyéndose nada lo es todo

"Las ciudades más monumentales y espectaculares existen en España porque existe Albacete"

Albacete, la ciudad que no creyéndose nada lo es todo

Albacete, la ciudad que no creyéndose nada lo es todo

27:31

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1673868309118/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

El mito 2.0 de Hoy por Hoy se ha acercado a ciudades que de entrada no son atractivas, pero que tienen mucha vida, flow, marcha, además de ser muy abiertas. Es la idea universal de que la belleza no lo es todo aplicada a lo urbano. Y el ejemplo más puro en España de lo que decimos es Albacete. Azorín la definió en su día como el Nueva York de la Mancha; hoy, tres albaceteños de la SER, Juan López Córcoles y los hermanos Severino y Pascual Donate han defendido la necesidad de su existencia.

"Las ciudades más monumentales y espectaculares existen en España porque existe Albacete". La frase es de Juan López Córcoles que ha puesto el énfasis en la necesidad de la comparación. No diríamos que San Sebastián, Granada o Santiago de Compostela son de postal si no se pudieran confrontar con la ciudad manchega en el otro extremo. Eso, por un lado, pero hay más. Albacete, como las personas que no pueden presumir de su físico, destaca por su belleza interior. Lo dice Joaquín Reyes que habla del Paseo Lodares, el parque de Abelardo Sánchez (una especie de Central Park manchego) y la feria de septiembre de la que, según palabras del humorista, "puedes salir con el culo torcido". Y luego está su gente, hay quienes la llaman la ciudad del llanto o la ciudad gata flora. Para entenderlo hay que ir a la experiencia del periodista gallego Aldo Gómez que lloró cuando la SER lo destinó allí y volvió a llorar cuando se fue ¿Por qué? Porque al que entra en Albacete le cuesta salir.

Albacete está marcara por frases de mal gusto del tipo "Albacete, caga y vete" o la del estribillo de la canción del viejo y la vieja. Toca cambiar estas descripciones poco acertadas por otras más cercanas a una ciudad que es cruce de camino, por la que debe pasar todo el mundo que sueña con llegar al Mediterráneo. Si vas a Murcia, Alicante o Valencia el peaje es

Albacete, "el paraíso del ladrillo caravista" como la ha definido Pascual Donate. Pascual como Severino son albaceteños de pueblo (Pozohondo) y cuando llegaron por primera vez a la ciudad de pequeños les pasó como a Azorín, vieron Manhattan. Juan López Córcoles ha hecho un símil cinematográfico con su ciudad, para él, "Albacete es a lo urbano lo que Pepón Nieto al cine español, que al principio no te gusta, pero luego te encandila". Y es porque es una ciudad con alma.

La segunda ciudad a la que hemos ido para desmontar el mito de que lo importante es lo de dentro es Vigo. El caso de la ciudad gallega es diferente al de Albacete. El manchego no ha luchado por ser más, Vigo sí. Su pasado y presente industrial la convirtió en la ciudad abierta, poblada y de gran riqueza cultural. Hasta tal punto que se permitió competir con Madrid en los ochenta por liderar la movida musical y hoy se codea con Nueva York en poder de alumbrado navideño. La periodista María Díaz, de Radio Vigo, ha destacado el entorno de la ciudad y una idea fuerza de que Vigo escondió en el pasado sus virtudes urbanas que ahora saca sin complejos, sobre todo su casco histórico y la muralla. Luego están sus playas casi caribeñas y las Cíes que son otra historia.

El último paseo lo hemos dado por Bilbao de la mano de Jon Egaña (Radio Bilbao). Poco queda de aquel Bilbao y de los dos márgenes de la ría por la que navegaron en 1984 los jugadores del Athletic en la gabarra. El pasado industrial ha dado paso a un presente y futuro de cultura y servicios. Si comparamos la ciudad vasca con el ser humano diríamos que se ha operado, que se ha retocado, que se hecho unos injertos para ser otra son perder su esencia. Todavía queda algún nostálgico del viejo Bilbao, pero como nos ha apuntado Jon Egaña "si te operas bien todo el mundo te reconoce y ve mejor". En definitiva, en las ciudades como en las personas, lo importante no es la fachada, sino el cómo eres, el cómo te relacionas, el cómo acoges. La ciudad es vida.

Los oyentes destacan la importancia del Museo Guggenheim para Bilbao y Bizkaia

02:36

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1666082080514/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad