Hora 25Las entrevistas de Aimar
Internacional

¿Por qué Corea del Norte no renuncia a su programa nuclear? "Kim Jong-un no quiere acabar como Gadafi"

Sara Romero y Macarena Vidal, dos periodistas con amplia experiencia en información internacional, nos trasladan a Corea del Norte, uno de los países más herméticos del mundo, donde han podido entrar hasta en tres ocasiones

Macarena Vidal y Sara Romero

Macarena Vidal y Sara Romero

25:37

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1671648923568/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

Sara Romero y Macarena Vidal han estado en Corea del Norte tres veces, desde 2015 a 2017. "Estamos muy acostumbrados al cliché de un país de robots sometidos a una dictadura férrea y cuando llegas allí la impresión es que al final todo es más normal y que son más parecidos a nosotros de lo que creemos", explica Macarena Vidal. Eso no significa que haya habido cambios en lo político, porque la violación de los derechos humanos sigue ahí, no hay disidencia y hay un hermetismo total, pero sí ha habido cambios en lo cotidiano. Hay más móviles y más locales de ocio para una parte mínima de la población: "El primer año todo eran bajos de edificios, más bien grises, alguna cristalera, pero de el año siguiente ya vimos neones, vidilla. Y en nuestra tercera visita, aquello se parecía mucho más a ciudad china de tercera", aclara Romero. Las impresiones de sus viajes a lo largo de estos años se pueden leer en "El país más feliz del mundo: Corea del Norte bajo el puño de hierro de Kim Jong-un" (Península).

Más información

Corea del Norte ha hecho más de un centenar de pruebas de misiles de largo alcance hace tres años. En 2019 se calcula que tenían entre 20 y 30 bombas nucleares que tenían material suficiente para fabricar entre 30 y 60 más. ¿Cómo se financia semejante aventura nuclear? "En primer lugar, porque consiguen burlar las sanciones de Naciones Unidas. Por ejemplo, con barcos que en alta mar les hacen llegar el petróleo. También hacen ciberataques y hay informes que apuntan a las criptomonedas", resume Romero. Además, el armamento nuclear garantiza la supervivencia del régimen: "Eso es lo que calcula a Kim Jong-un. Él tiene muy presente el ejemplo de Gadafi y tiene clarísimo que no quiere acabar así. Gadafi negoció poner fin a su incipiente programa nuclear y acabó en una carnicería de Misrata. Y él no quiere acabar así. Sabe que es la llave con la que impide que Estados Unidos pueda lanzar un ataque y descabezarle".

La Unión Soviética colapsó, pero Corea del Norte sigue en pie. Vidal cree que una de las razones de su supervivencia se debe a que su economía se basaba en la autarquía, su industria estaba bastante desarrollada y porque son relativamente pocos. En la ecuación falta un aliado clave: China. Su apoyo no es una cuestión ideológica, más bien táctica. "Corea del Norte hace de colchón entre Corea del Sur, una democracia con tropas estadounidenses, y China, un país que no tiene buenas relaciones con Estados Unidos. Además, si cayera Corea del Norte habría un éxodo de refugiados de Corea del Norte hacia China y China lo que lo último que quiere la desestabilización de la zona". De momento, treinta mil norcoreanos vivenen Corea del Sur. Se juegan la vida para salir de allí, ponen en riesgo a sus familias, pero su futuro en el sur no es fácil porque los servicios de inteligencia surcoreanos tienen que tener claro quién es esa persona. Los monitorizan durante meses porque quieren saber si es un hacker, un espía o un desertor.

Las entrevistas de Aimar | Gideon Rachman

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad