La VentanaLa Ventana a las 16h
Salud y bienestar

Willem, el software que "aprende cardiología" para que los médicos no pierdan "un millón de horas diarias" leyendo electrocardiogramas

La startup española 'Idoven' almacena en una nube los datos cardiológicos de 49.000 pacientes para simplificar los resultados y aliviar la presión en las listas de espera

Los Revolucionarios | El software "que aprende de cardiología"

Los Revolucionarios | El software "que aprende de cardiología"

10:32

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1670255771096/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

La cardiología tiene un nombre propio: Willem Einthoven. Este médico holandés, nacido en 1860, revolucionó la ciencia médica cuando los enfermos del corazón dependían aún del buen oído de los sanitarios. Fue capaz de representar gráficamente las variaciones de la actividad eléctrica del corazón a través de una electrocardiografía. Mérito por el que, en 1924, fue distinguido por la Real Academia Sueca de las Ciencias con el Premio Nobel de Medicina.

Actualmente la cardiología tiene un nombre mercantil: 'Idoven'. Esta startup española se ha consagrado como uno de los principales proyectos en la evolución de esta especialidad médica. Creada en 2018 cuenta con una inversión directa de 21 millones de euros. Una cantidad considerable y sinónimo de la utilidad de su idea. Que los algoritmos de Inteligencia Artificial sean más específicos en el diagnóstico de enfermedades cardíacas gracias al análisis de millones de latidos registrado en la nube.

"¿Esta tarea repetitiva la puede hacer un software?". Con esta pregunta empezó la aventura del cardiólogo Manuel Marina y el ingeniero José María Lillo. Se estima que los sanitarios emplean un millón de horas cada día al análisis de datos del corazón, tales como los electrocardiogramas. Una labor que, en un mundo digital, puede ser sustituido por un software inteligente. "Al final es una señal, por lo que esa tarea repetitiva la puede hacer una máquina", explica Marina, que es el CEO de la empresa.

Marina explica que el proyecto se erige como una solución al colapso sanitario y sus tan temidas "listas de espera". Y es que el número de electros continúa creciendo, todo apunta que la tendencia se cronificará. "Los de corta duración, que pueden durar unas horas, están en un 5% de crecimiento, mientras que los de larga duración, que se pueden extender hasta más de siete días, está en un 12%", explica Marina. Es inevitable que la tecnología se adentre en el sector médico. Ya ocurre con los teléfonos inteligentes con el que "podemos ver al paciente cada seis meses y que estos dispositivos estén registrando su estado diariamente", asevera.

Un contenedor de latidos en la nube

El software desarrollado, bautizado 'Willem' en homenaje al fisiólogo holandés, usa computación en la nube "para hacer la vida más fácil a los médicos": "Le hemos enseñado cardiología", apunta Marina. Y es que, para contribuir al legado del científico, 'Idoven' "está construyendo a sus hombros", ya que ayuda "en la precisión de estas máquinas". "La Inteligencia Artificial ayuda en la automatización del diagnóstico", señala. Este programa "ha aprendido" mediante más de 49.000 pacientes. Un número que aumentará hasta los 130.000 en los próximos meses.

"El software no olvida, tiene a cada paciente, cada latido, en su memoria, juega al quién es quién", explica su CEO. En el último año y medio ese gran conteiner de latidos ha sumado frecuencias de distintos lugares del mundo, desde países asiáticos hasta americanos. "La forma en la que hacemos medicina quedará revolucionada por el software, nos va a ayudar a ser mejores, no nos va a sustituir, será una medicina de gran precisión que combatirá las listas de espera", responde Marina sobre la posible sustitución de profesionales y su aplicación en el actual sistema sanitario.

Alivio en la presión sanitaria

Por último, ha destacado que en los hospitales se diferencian dos amplios grupos de enfermos del corazón. Por un lado están los corazones que "siempre hay que vigilar". Por ellos este proyecto se "integra con el especialista" para mejorar su capacidad de examinar. Mientras, por otro lado, "reducimos la carga de trabajo", mediante el denominado "triaje" para ver "quiénes mejoran con un tratamiento respecto a los que no necesitan una cita prioritaria", culmina.

Además de ayudar al mundo sanitario, esta empresa española se ha volcado con las instituciones privadas de investigación, hasta el punto de que es un aliado científico de universidades como Oxford o Standford. Una acción que requiere de talento nacional y es que no solo buscan perfiles de Silicon Valley, también requieren de profesionales españoles para cubrir las siete plazas libres con las que cuentan ante un crecimiento exponencial.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad