Internacional

"No los chupéis, por favor": la curiosa advertencia de las autoridades sobre los sapos psicodélicos y las consecuencias de lamer uno

Desde euforia hasta alucinaciones auditivas

La advertencia de Estados Unidos a sus habitantes. / National Park Service

Madrid

El Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos ha pedido tanto a la sociedad estadounidense como a los turistas que acudan a los distintos parques nacionales de todo el país, que se abstengan de lamer sapos del desierto de Sonora. Todo ello a través de un hilo de Twitter, en el que ha hablado acerca de las cualidades de este anfibio tan especial y sobre por qué es tan peligroso pegarle un buen lametón con el objetivo de intoxicarse con su potente psicodélico. Todo ello porque durante estos últimos años se han registrado numerosas intoxicaciones como consecuencia de esta acción sobre la que ahora advierten las autoridades.

Más información

Al comienzo de este hilo de Twitter, el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos explica que el sapo del desierto de Sonora (Bufo Alvarius) es uno de los sapos más grandes de América del Norte con un tamaño aproximado de 18 centímetros. A pesar de sus grandes ojos, este anfibio no es capaz de hipnotizarte como otros que ya hemos visto anteriormente en la ficción como el mítico hipnosapo de Futurama. Sin embargo, sí que puede llegar a intoxicarte. Todo ello gracias a sus glándulas parotoides prominentes, encargadas de secretar una potente toxina que puede provocar que una persona acabe enfermando tras manipular la rana o meterse el veneno en la boca.

Estas son las consecuencias de chupar este tipo de sapos

Por esa misma razón, y dado que son cada vez más las personas que han probado a chupar este tipo de animales con el objetivo de recibir su potente psicodélico, las autoridades han pedido a la sociedad que dejen de chupar tanto este animal como otros que se pueden encontrar en sus parques: "Como decimos con la mayoría de las cosas que te encuentras en un parque nacional, ya sea una babosa banana, un hongo desconocido o un sapo grande con ojos brillantes en la oscuridad de la noche, por favor abstente de lamerlo".

Según explican desde el Museo del Desierto de Arizona-Sonora, las toxinas de este sapo son especialmente peligrosas para otros animales. Entre otras cosas, el sapo del desierto de Sonora es capaz de matar a un perro adulto gracias a su potente veneno. Sin embargo, no llega a ser letal en humanos. De hecho, hay quienes aprovechan a extraer las toxinas de este animal para posteriormente fumárselas. Algo que provoca entre otras cosas euforia en las personas que consumen esta potente droga y fuertes alucinaciones auditivas. De hecho, las autoridades explican que la bufotenina presente en esta toxina está prohibida en algunos estados.

Euforia y éxtasis... pero también pánico, paranoia y ansiedad

En declaraciones a The Washington Post, el científico británico James Rucker ha reconocido que se han registrado varios casos de personas que han lamido este tipo de animales buscando una "una experiencia psicodélica barata" porque puede inducir sentimientos de euforia y éxtasis. No obstante, Rucker asegura que esta toxina también puede provocar pánico, paranoia y ansiedad severa. Pero no solo eso. En esta entrevista, el científico explica que este estado de euforia puede sacar a relucir sentimientos ocultos en aquellas personas que han probado la toxina que pueden llegar a ser difíciles tanto de procesar como de manejar sin apoyo profesional.

Por todo ello, y dado que puede ser mucho más peligroso de lo que parece, James Rucker se une a las autoridades para pedir a la sociedad que no chupen sapos a pesar de que puedan ser experiencias "muy positivas, hermosas e impresionantes". Todo ello para evitar una posible intoxicación que pueda poner en riesgo a todas aquellas personas que decidan lamer este tipo de animales.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad