Cine y TV

"¡Qué cabrón!": la desternillante reacción de una persona que no se creía que le llamaban de 'El Hormiguero' para ofrecerle 6000 euros

Felipe pensaba que todo era parte de una broma

Pablo Motos y Álvaro Soler en El Hormiguero. / El Hormiguero

Madrid

Desde hace ya varios años, El Hormiguero llama a números de teléfono al azar para entregarles 3.000 euros a cambio de responder correctamente a la pregunta ¿Sabe usted qué es lo que quiero? A partir de entonces, los millones de seguidores y seguidoras del programa de Antena 3 tienen claro que en caso de que reciban una llamada en esa franja horaria, y les hagan esa pregunta, tienen que responder La tarjeta de El Hormiguero para llevarse el premio de la tarjeta OpenBank valorada en 3.000 euros. Sin embargo, no todo el mundo recibe la llamada de la misma manera.

Más información

Durante estos últimos años hemos visto a gente realmente enfadada por recibir una llamada de estas características a un horario tan tardío. También quienes no sabían de qué iba esta llamada y quienes han respondido con efusividad después de escuchar a Pablo Motos formular la pregunta. Pero lo que no habíamos visto hasta la fecha era a una persona invitando a Pablo Motos a levantar los brazos en directo para comprobar que no se trataba de una broma. Durante el programa emitido este lunes, el equipo de El Hormiguero ofrecía 6.000 euros a una persona al azar después de que la semana pasada nadie contestara a la llamada del programa de Antena 3.

"¿Sabe usted qué es lo que quiero?"

El encargado de ofrecer el premio en esta ocasión era el cantante Álvaro Soler, quien acudía al programa de Pablo Motos en calidad de invitado para presentar su último disco y la gira que le llevará a viajar por España durante los próximos meses. Después de que el presentador del programa le ofreciera la posibilidad de hacer la famosa pregunta, este se ponía en contacto con un hombre de nombre desconocido y le rogaba que no colgara el teléfono para que pudiera llevarse los 6.000 euros. Tras las pertinentes presentaciones, la persona al otro lado del teléfono amagaba con colgar el teléfono y comenzaba a suspirar profundamente.

Una reacción que llevaba a Álvaro Soler a preguntarle si estaba bien. Dado que la persona al otro lado del teléfono no respondía, este le hacía la famosa pregunta para ver si la respondía correctamente y podía llevarse los 6.000 euros. De hecho, y para que viera que no se trataba de una broma, le animaba a encender la televisión: "Si quiere ponga la televisión para que vea que estamos en El Hormiguero, que esto es real y que te puedes llevar 6000 euros. La única cosa que tienes que hacer es responder a esta magnífica pregunta … ¿Sabe usted qué es lo que quiero?".

"Estoy aquí con mi abuela"

Lejos de contestar correctamente a la pregunta, el receptor del mensaje se pensaba que se trataba de una broma: "¡Qué vacilo tío! ¿Qué colega eres? ¿Rafa?". Mientras tanto, los hijos de esta persona se preguntaban si realmente era una broma o si era real. Mientras tanto, Álvaro Soler y Pablo Motos hacían todo lo posible para demostrar que era una llamada real: "Estamos en El Hormiguero... ¿Cómo te llamas?". En vez de darles su nombre, la persona al otro lado del teléfono decidía desafiarles: "Yo me llamo como me llame, ¿Cómo te llamas tú?". Esto llevaba al equipo de El Hormiguero a presentarse como tal.

Sin embargo, el gallego no se lo terminaba de creer: "Sí, y yo estoy aquí con mi abuela". Esto llevaba a Trancas y Barrancas a recomendarle contestar a la pregunta a pesar que no se lo creyera del todo. Debido a la insistencia del equipo de Antena 3, el hombre decidía encender el televisor. Como viene siendo habitual, Pablo Motos le recomendaba que quitara el volumen de la televisión para evitar cualquier posible acople entre la señal telefónica y la de la televisión: "Hazme caso en una cosa, quítale el volumen a la tele porque te va a llegar el sonido tarde y te vas a liar". Pero, una vez más, esto le llevaba al hombre a desconfiar de Pablo Motos: "Que te quite el volumen sí, para que no te oiga... ¡Qué cabrón!".

Para verificar que no se trataba de una broma, el gallego le pedía al presentador valenciano que levantara las dos manos. Tras comprobar que la llamada era completamente real, el gallego se apresuraba a explicar que se llamaba Felipe y contestaba satisfactoriamente a la pregunta. Después de preguntarle qué era lo primero que iba a hacer después de colgar el teléfono, el gallego reconocía que se iba a tomar "una cervecita" y disfrutar del dinero.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad