Hoy por HoyLa firma de Àngels Barceló
Opinión

No están las cosas como para jugar

Las prioridades en Cataluña deben ser las soluciones y el apoyo a la ciudadanía, no los juegos políticos pensados solo en clave electoral

No están las cosas como para jugar | La firma de Àngels Barceló

No están las cosas como para jugar | La firma de Àngels Barceló

La política en España gira estos días sobre dos ejes que implican de una manera u otra la estabilidad de diferentes instituciones. El Poder Judicial está gravemente tocado, y no desde la dimisión de Carlos Lesmes, sino desde el mismo día en el que el PP decidió bloquear su renovación, acarreando un enorme problema en el día a día de la justicia, que va más allá de los recambios, los nombres o la manera de elección de los jueces.

Más información

La dimisión de Lesmes desatascó ayer el diálogo entre el presidente del Gobierno y el líder del Partido Popular. Si las tres horas de reunión sirvieron de algo, no lo sabremos hasta que, pasados unos días, veamos si esas buenas intenciones, si ese acuerdo para seguir negociando, se traduce en algo o todo vuelve a saltar por los aires. Ayer, tanto el ministro Félix Bolaños como Esteban González Pons, presentes también en la negociación, se cuidaron mucho de no pisar ningún charco, al menos en estas primeras horas de reencuentro. Ninguna de las dos partes habló abiertamente de lo que es, sin duda, el gran escollo, el método de elección de los jueces, cuyo cambio era hasta ayer condición indiscutible para el PP y a lo que el Gobierno, también hasta ayer, no tiene intención de ceder.

No están las cosas como para jugar, los catalanes no se lo pueden permitir

02:41

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1665460957297/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Ahora toca negociar en serio, aunque sea apartados de los focos, pero es una negociación que no se puede alargar en el tiempo, la situación de la justicia no se lo puede permitir.

Y la otra institución gravemente tocada es la de la Generalitat de Catalunya, y tampoco es de ahora, aunque la salida de Junts per Catalunya del Govern haya vuelto a poner el foco en la fragilidad de un gobierno que se sostenía solo por el espejismo de un procès fracasado. Esquerra, Aragonès, gobierna desde ahora en minoría, rechazando cualquier colaboración con el partido que ganó las elecciones, el PSC, aunque con la elección de los nuevos consejeros, que hoy toman posesión, haya querido escenificar que lo suyo son las manos tendidas a otros colores políticos. No están las cosas como para jugar, la situación económica derivada de la crisis de Ucrania afecta también a los catalanes, y las prioridades deben ser las soluciones y el apoyo a la ciudadanía, no los juegos políticos pensados solo en clave electoral.

La prioridad deben ser los Presupuestos y también restablecer una conversación fluida y normal con el Gobierno central ante los problemas comunes. Si Aragonès se queda con la mirada corta, observando por el retrovisor lo que hacen sus, hasta ahora socios, estará dañando seriamente al gobierno catalán, y, en este caso, son los catalanes los que no se lo pueden permitir.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad