Ciencia y tecnología

La NASA confirma que la misión DART logró desviar la trayectoria de un asteroide por primera vez en la historia

Por primera vez en la historia, una sonda espacial de la NASA ha conseguido desviar la trayectoria de una enorme roca espacial de 160 metros que está a 11 millones de kilómetros de la Tierra

Misión DART de la NASA. / UA

Madrid

La nave espacial que la NASA lanzó una sonda espacial para que impactara contra un asteroide el mes pasado. La misión consiguió empujar a la pequeña luna rocosa fuera de su órbita natural y desviar así el asteroide Dimorphos. Así lo ha confirmado la Agencia Espacial en una rueda de prensa que ha convocado para explicar el éxito de la operación. Esta misión supone un hito, ya que es la primera vez que la humanidad consigue modificar el movimiento de un cuerpo celeste.

Más información

La primera operación espacial del Programa de Defensa Planetaria de la NASA ha sido un éxito, porque se ha logrado, por primera vez, desviar la trayectoria de un asteroide. Y la gran protagonista es la sonda espacial DART (que se llama 'dardo' en inglés) que, tras recorrer el espacio durante 10 meses, ha conseguido no solo chocar contra un asteroide, sino también cambiar su trayectoria, una maniobra que sería esencial si una de estas grandes rocas espaciales se dirigiera directamente hacia nuestro planeta.

"Hubiera sido un éxito si la hubiera ralentizado solo unos 10 minutos, pero la redujo de hecho 32"

En una rueda de prensa celebrada en la capital de Estados Unidos, el propio director de la NASA, Bill Nelson, ha dado al mundo esta noticia que parece sacada de una película de ciencia ficción. En concreto, el administrador de la agencia espacial estadounidense ha detallado también que antes del impacto Dimorphos, tardaba 11 horas y 55 minutos en girar en torno a otro asteroide más grande llamado Didymos, con el que forma lo que se conoce como un sistema de asteroide doble.

Ahora, la nave DART logró reducir esa órbita en 32 minutos: "Hubiera sido un éxito si la hubiera ralentizado solo unos 10 minutos, pero la redujo de hecho 32", ha aclarado Nelson.

Hace dos semanas, una pequeña nave espacial no tripulada de la NASA chocó deliberadamente contra el asteroide Dimorphos a una velocidad de 23.000 kilómetros por hora. Y ha logrado su misión: empujar esta gran roca espacial fuera de su órbita natural y "esta es la primera vez que la humanidad ha alterado el movimiento de un cuerpo celeste", según ha explicado el jefe de la NASA este martes. Y todo ello: sin usar ningún tipo de explosivos, sino solo a través de la pura fuerza cinética de una sonda espacial que pesaba 600 kilos y que fue destruida en el impacto.

Así fue la misión

La NASA lanzó la misión DART después de viajar por el espacio durante aproximadamente un año. A pesar de que no representaba ninguna amenaza para la Tierra, ya que no se dirigía hacia nuestro planeta, la agencia espacial vio en este pequeño satélite de apenas 47,2 metros de altura un campo de pruebas ideal de lo que podría llegar en un futuro.

Actualmente, hay cerca de 20.000 rocas espaciales de gran tamaño que sí que podrían impactar contra nuestro planeta. De todas ellas, 5.000 son consideradas por la NASA como verdaderamente peligrosas porque superan los 140 metros de diámetro y pueden aproximarse a menos de diez millones de kilómetros de la Tierra.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad