El cine en la SEREl cine en la SER
Cine y TV

Daniel Sánchez Arévalo: "Me llama la atención que sorprenda que un hombre pueda escribir sobre mujeres"

El director estrena en Netflix su primera serie, ‘Las de la última fila’, en la que salda su cuenta pendiente de sumergirse en el universo femenino

Daniel Sánchez Arévalo en una imagen de archivo (Photo by Juan Naharro Gimenez/Getty Images for Netflix) / Juan Naharro Gimenez

Madrid

A lo largo de su filmografía, Daniel Sánchez Arévalo siempre ha desarrollado sus historias en torno a figuras masculinas. Desde Azuloscurocasinegro hasta Primos, acompañado de actores fetiche como Antonio de la Torre y Raúl Arévalo, los hombres han dominado la mayoría de sus películas. Por eso, el cineasta considera que “tenía pendiente una incursión en el universo femenino a nivel personal”. Y lo ha hecho creando y dirigiendo su primera serie, Las de la última fila, que narra un viaje físico y emocional de cinco amigas.

La ficción, estrenada en Netflix, no podría haber salido adelante sin la ayuda de su pareja. “Cuando le conté la idea a Sara, después de hacer Diecisiete, le cambió la cara y me dijo que quería ver eso en la pantalla”. Mónica Miranda, Mariona Terés, Godeliv Van den Brandt, Itsaso Arana y María Rodríguez Soto se ponen la piel de cinco inseparables amigas que inician un último viaje a Cádiz antes de que una de ellas empiece a tratarse un cáncer.

“Igual que intento que este viaje de estas cinco chicas se convierta en una experiencia catártica para ellas y las lleve a otro sitio distinto en el que arranca la serie", asegura el creador. “Pero yo, al decidir hacer esta historia también hay una necesidad de salir de mi zona de confort, de hacer un esfuerzo y a ir a unos sitios muy diferentes a los que he transitado hasta ahora", asegura Sánchez Arévalo, que en un primer momento ideó la historia como una película.

Es la primera serie de ficción a la que se enfrenta después de una larga carrera como cineasta, un reto al que se ha enfrentado y que le ha hecho crecer profesionalmente. “El hecho de rodar una serie es un viaje mucho más largo, ha sido como hacer dos películas seguidas. Tardar el doble de tiempo en todos los procesos ha sido muy transformador y me ha hecho aprender y ganar cierta confianza”, considera.

Ese intento por acercarse al universo femenino, una cuenta pendiente que Sánchez Arévalo tenía consigo mismo, ha sido un proceso orgánico, teniendo en cuenta a las actrices, a las asociaciones contra el cáncer, las familias y grupos de amigas. “Me llama mucho la atención que sorprenda que un hombre pueda escribir sobre mujeres y viceversa. No somos extraterrestres ni equipos enfrentados y parece que es así”, dice el cineasta, que ha vivido toda su vida rodeado de mujeres. “Me niego a sacar pecho por haber escrito sobre mujeres, creo que es algo natural, habría que normalizarlo y que no debería sorprender”, asegura.

Tratar el tema del cáncer con naturalidad y sin miedo ha sido siempre una de las máximas del director al contar esta historia. "En momentos tan dramáticos uno se tiene que aferrar a la vida y buscar la luz. No es tanto encontrar el lado positivo, porque no hay nada positivo en tener un cáncer, pero sí en lo que puedes hacer para superarlo, que tienen mucho que ver con enfrentarte a cosas que nunca te habías atrevido”, considera.

Más allá de poder continuar con la historia, que considera resuelta con esta temporada de seis capítulos, Sánchez Arévalo sabe cuál sería su definición de éxito: “Mi máxima fantasía es que de repente un grupo de amigas decida repetir este viaje, sentarse juntas, escribir algo en un papelito y cada día abrir uno y que todas lo tengan que cumplir”.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad