Sociedad

Cruz Roja atiende al doble de jóvenes que antes de la pandemia

La ONG ayudaba a cerca 100.000 usuarios de entre 16 y 30 años en 2019. En 2020, son casi 200.000

Con la pandemia Cruz Roja ha tenido que atender al doble de jóvenes de entre 16 y 30 años / Cadena SER

Madrid

Jóvenes que no han terminado la ESO, que viven en hogares en riesgo de pobreza y que, o bien están en paro o cobran, de media, menos de 950 euros al mes. Es el perfil mayoritario de quienes tienen entre 16 y 30 años y piden ayuda a Cruz Roja. La pandemia ha pasado especial factura a este colectivo porque en solo un año, de 2019 a 2020, se ha duplicado el número de personas de esta edad a las que atiende la oenegé.

La comunidad en la que Cruz Roja atiende a más jóvenes es Andalucía: cerca de 24.000 personas. Es más del doble que el siguiente territorio en la lista, la Comunidad Valenciana, con casi 10.000. Y destaca también el dato de Melilla. Es la que menos personas atiende después de la pandemia (335), pero en proporción es en la que más ha aumentado el número de solicitudes de ayuda, con casi un 600% más. La mayoría son personas en riesgo cuyas familias tienen dificultades para mantenerles. El 76,3% de los hogares están en riesgo de pobreza y exclusión social y un 61,9% en pobreza extrema.

Más información

Españoles de entre 25 y 30 años, los que más ayuda demandan

Cruz Roja atiende a jóvenes de diferentes nacionalidades, aunque la cifra que más aumenta es la de españoles que piden ayuda: se dispara un 124%. Por edades, los que más apuros pasan son los que tienen entre 25 y 30 años. Ha aumentado un 156% los que han recurrido a Cruz Roja con la pandemia. Se trata de jóvenes cuyas historias reproducen las condiciones de riesgo o vulnerabilidad de sus familias de origen. Familias en las que padres y madres tienen dificultades en ámbitos como el desempleo, ingresos bajos, alimentación con déficits de algunos productos, pobreza energética, impagos del alquiler o de cuotas hipotecarias.

La pobreza se transmite de padres a hijos

El informe señala que el abandono escolar se da sobre todo en jóvenes de menos de 16 años y está determinado por los bajos ingresos familiares. Dicen que "se evidencia el cariz de transmisión intergeneracional de la pobreza a través de la dimensión educativa" y que quienes no terminan secundaria "tienen el doble de desempleo, acceden a los puestos de menor cualificación (y por ende de peor remuneración) y corren un mayor riesgo de perder el empleo". Añade además que se observa una evidente brecha de género: las mujeres que no alcanzan la ESO perciben un salario un 21% inferior al de los hombres con estatus educativo igual. La pobreza influye en la falta de competencias en ámbitos clave para la inserción laboral y social de los jóvenes, y la mejora de sus capacidades en materia de educación y formación.

A nivel económico dicen encontrarse en muchas ocasiones en un callejón sin salida. La mayoría de las personas jóvenes atendidas vive en una vivienda alquilada. Un 58% dice que los ingresos sólo cubren las necesidades de alimentación y vivienda. Solo un 38% dice ser independiente económicamente y un 77% asegura que no puede afrontar gastos imprevistos superiores a 650 euros. Por todo esto, manifiestan además inseguridad, baja autoestima, sensación de agobio y frustración.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad