Internacional

China anuncia sanciones a Nancy Pelosi tras su "provocadora" visita a Taiwán y veta su entrada

Pekín mantiene su enfado por las reacciones a sus maniobras frente a Taiwán y llama a consultas a los embajadores europeos

Un grupo de manifestantes pro-China pisa una foto de la presidenta de la Cámara de Representantes de los Estados Unido. / JEROME FAVRE (EFE)

Pekín

China ha decidido sancionar a la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, y sus familiares cercanos en respuesta a sus acciones "maliciosas" y "provocadoras", según el ministerio de Exteriores chino. "Pese a las advertencias y la firma oposición de China, Pelosi insistió en visitar Taiwán, interfiriendo en los asuntos internos, la soberanía y la integridad territorial de China, pisoteando la política de una sola China y amenazando la paz y la estabilidad del estrecho de Taiwán".

De igual modo, Pekín ha elevado hoy el nivel de sus represalias por la visita Pelosi a Taiwán con acciones que incluyen la suspensión de mecanismos de cooperación con Washington, sanciones a la presidenta del Legislativo de EEUU y el cruce de buques y aviones de la línea media del Estrecho de Formosa. Dos días después del controvertido viaje de la veterana política, Pekín ha anunciado ocho medidas, entre las que se incluyen la suspensión de la cooperación en materias como la judicial, cambio climático, repatriación de inmigrantes ilegales, asistencia judicial, penal, lucha contra los delitos transnacionales.

Más información

La Cancillería china ha convocado a representantes diplomáticos de países europeos y de la Unión Europea (UE) en protesta por las declaraciones realizadas por los ministros de Asuntos Exteriores del G-7 y el alto representante de la UE para Asuntos Exteriores en relación con Taiwán, según los medios chinos. Los ministros de Exteriores del G-7 pidieron este jueves a Pekín que se abstenga de usar la reciente visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, como "un pretexto para llevar a cabo acciones militares agresivas en el Estrecho de Taiwán".

Por su parte, el alto representante de la UE, Josep Borrell, reiteró en las últimas horas lo dicho por los ministros del G7 y pidió "a todas las partes que mantengan la calma y actúen con transparencia". La cartera de Exteriores china llamó a consultas al embajador japonés en China, Hideo Tarumi, por el mismo motivo. Las declaraciones de los representantes de Exteriores "distorsionaron los hechos" y suponen una "injerencia flagrante en los asuntos internos de China", según el vicecanciller chino, Deng Li.

China declaró su "firme oposición" ante lo que considera un movimiento que "envía señales gravemente equivocadas". En el caso de su vecino nipón, el vicecanciller explicó que la cuestión de Taiwán está relacionada "con los cimientos políticos de las relaciones entre China y Japón" y la "confianza básica entre ambas naciones". Deng recordó que "Japón colonizó Taiwán durante un largo tiempo", lo que le hace tener "responsabilidades históricas criminales", y recomendó al país nipón que "sea más cauto en sus palabras y acciones".

Malestar de Pekín

Este martes, el día en que Pelosi arribó en Taiwán, el Ministerio chino de Exteriores ya convocó al embajador de EEUU en el país asiático, Nicholas Burns, a quien trasladó el malestar de Pekín por esa presencia en la isla, que recibió "una condena unánime por una provocación deliberada y por jugar con fuego", según un comunicado.

El alto funcionario insistió en que EEUU pagará por sus errores y urgió al país a rectificar y tomar medidas prácticas para revertir "los efectos adversos" provocados por la visita de Pelosi antes de que la situación en el Estrecho y las relaciones bilaterales sean "irreparables". China comenzó este jueves unas maniobras militares con fuego real en el Estrecho de Taiwán que se prolongarán hasta el domingo y que en la jornada de ayer incluyeron lanzamientos de misiles de largo alcance.

Se trata de la primera vez que se registran lanzamientos de este tipo en las inmediaciones de Taiwán desde la tercera crisis del Estrecho entre 1995 y 1997. Los ejercicios suponen el cierre del espacio aéreo y marítimo de seis zonas alrededor de la isla, algo que Taipéi define como "un bloqueo". China, que calificó la visita de Pelosi como "farsa" y "traición deplorable", reclama la soberanía de la isla y considera a Taiwán una provincia rebelde desde que los nacionalistas del Kuomintang se replegaron allí en 1949, tras perder la guerra civil contra los comunistas.

EEUU tilda de "irresponsable" que China deje de cooperar con el cambio climático

El Gobierno de Estados Unidos ha calificado este viernes de "irresponsable" que China deje de cooperar en varios ámbitos "cruciales", como el cambio climático, en represalia por la visita esta semana de la presidenta de la Cámara Baja estadounidense, Nancy Pelosi, a Taiwán.

El coordinador de Comunicaciones del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, lamentó que con esa medida Pekín no solo esté castigando a EEUU, sino también "a todo el mundo".

Ha recordado que ahora el "mayor emisor" contaminante está rechazando colaborar a la hora de poner en marcha decisiones "cruciales" para luchar contra la crisis climática y que, de hecho, apuntó, afectan a socios de EEUU como las islas del Pacífico, que se enfrentan a una subida del mar.

Por otro lado, Kirby condenó las sanciones impuestas por China contra Pelosi y sus familiares por su viaje a Taiwán. "Lo diré una y otra vez, ella tenía todo el derecho de ir y en el pasado un presidente de la Cámara Baja había visitado Taiwán sin incidentes, así como varios miembros del Congreso, incluso este año", apuntó el portavoz.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad