La VentanaLa Ventana a las 16h
Historia

Eudald Carbonell, sobre la reconstrucción de los restos humanos más antiguos de Europa hallados en Atapuerca: “No tardará más de un año o dos"

El codirector del yacimiento burgalés asegura que estos fósiles se tienen que apreciar "en la medida de lo escasos que son, no se pueden estudiar fuera del yacimiento”

Eudald Carbonell, sobre los restos humanos más antiguos de Europa hallados en Atapuerca: “Debe de estar petado de restos"

Eudald Carbonell, sobre los restos humanos más antiguos de Europa hallados en Atapuerca: “Debe de estar petado de restos"

14:05

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1657296517658/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

El yacimiento de Atapuerca es una mina de conocimiento. Un constante corrector de la historia humana, que no solo permite saber cómo éramos, sino que varía la percepción actual de la especie humana a partir de nuestros antepasados. El equipo de excavación del santuario antropológico acaba de hallar el fósil de una cara de homínido que vivió hace entre 1.2 y 1.4 millones de años.

¿Qué supone este descubrimiento? Retrasa la datación más remota del hombre europeo. El grupo de 14 descubridores ha tildado este resto como “la cara del primer europeo”, ya que se ha encontrado en un nivel inferior de la Sima del Elefante. Gracias al hallazgo de Édgar Téllez, un estudiante de doctorado, los científicos podrán reconstruir los rasgos faciales del individuo y determinar la socialización de homínidos en la etapa más primitiva tras salir de África.

Uno de los codirectores de los yacimientos de Atapuerca, Eudald Carbonell, no puede ocultar su orgullo en ‘La Ventana’: “Estoy en una situación inconmensurable, es el más importante en los últimos 43 años de trabajo”, asegura. Este hecho “extraordinario” supone que “por primera vez podemos descubrir la cara de los humanos que socializaron en Europa”.

“Tenemos que ver qué nombre le ponemos porque tiene que ser un nombre importante, tiene que haber consenso”, explica Carbonell. Aunque hay precedentes por los que se podría bautizar con el nombre de Rafael Nadal. En 1992, cuando Miguel Indurain conseguía su segundo Tour de Francia aparecía un cráneo de 400.000. Su nombre no es otro que ‘Miguelón’. “Esto es como Nadal, no sabemos los límites”, asegura.

Reconstrucción facial

Aunque apunta Carbonell que lo más “justo” sería ponerle el nombre “Emiliano” o “Aguirre”, en homenaje al “gran maestro”, recientemente fallecido, de los tres codirectores de Atapuerca, Juan Luis Arsuaga, José María Bermúdez de Castro y Eudald Carbonell. “Esta cara puede marcar el inicio de las caras modernas, son fósiles excepcionales”, vuelve a recordar Carbonell.

Sobre la datación exacta, el investigador reconoce que “solo les ha dado tiempo de sorprendernos”, pero que deben continuar con los estudios. “Estos fósiles se tienen que apreciar en la medida de lo escasos que son, no se pueden estudiar fuera de Atapuerca”, explica.

La avanzada tecnología permitirá la reconstrucción facial del homínido: “Se puede hacer una reconstrucción biológica y fisiológica avanzada, no tardaremos más de un año o dos de ver la cara”. Pero aún están en la fase inicial. “Estamos en pleno proceso de excitación científica, es una guinda, no sé si nos lo merecemos, no puedo decirlo, sería un evento de vanidad, pero es tan importante para nosotros este regalo de nuestro yacimiento”, exclama.

"Debe estar petado"

El hallazgo supondrá un cambio en la percepción histórica: “Conocer a un espécimen nos permite saber cómo era, incluso su carácter”. Hay “tan pocos fósiles” que es difícil establecer las diferencias entre los tipos de restos humanos de hace millón y medio de años. “Son fósiles que cambian la historia de la evolución y cómo nos vemos a partir de cómo éramos”, detalla.

Sobre otros hallazgos similares, Carbonell recuerda que “cuando encontramos al Antecessor era una cara moderna, hubiéramos pensado que era más reciente”, aunque se hallara en un nivel distinto. En cuanto al Erectus, aclara que nunca se ha encontrado la cara de este tipo de homínidos.

Sobre la frustración de los antropólogos y arqueólogos, Carbonell explica que su mayor pena es el siguiente pensamiento recurrente. “Debe de estar petado de restos, es tan difícil encontrar lo que encontramos que cada vez que hay un evento de este tipo es absolutamente impensable, es un pequeño milagro”, remata.

Un fósil encontrado en Atapuerca ilustra el origen de la cara moderna

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad