Sociedad

Los vecinos no oyeron ruidos tras desaparecer la víctima del crimen de Castro

De los cuatro vecinos que han declarado, dos han dicho que no es su vivienda habitual ni recuerdan haber estado en el domicilio en esas fechas

SANTANDER, 09/11/2022.- Un testigo declara durante la tercera sesión del juicio contra la acusada de asesinar a su pareja, cuya cabeza cortada apareció en una caja en casa de su amiga, en Santander, este miércoles. Ocho nuevos testigos, entre ellos guardias civiles y el técnico de ambulancia que asistió a la hermana de la mujer que encontró el cráneo declaran en esta tercera jornada. EFE/ Pedro Puente Hoyos / Pedro Puente Hoyos EFE

Santander

Los vecinos del bloque de pisos donde residía la víctima del crimen de Castro Urdiales y su novia, la acusada de asesinarle y entregar su cráneo a una amiga en una caja, han asegurado este jueves, en el juicio con Jurado Popular de esta causa, que no oyeron ruidos extraños. Varios vecinos han respondido a las preguntas de la defensa en la cuarta sesión del juicio contra esta sevillana de 64 años, que llevaba varios años residiendo en la localidad cántabra, más de siete de ellos con la víctima, y para quien la Fiscalía pide 25 años de prisión por asesinato.

La Fiscalía apunta en su escrito de acusación, a que el crimen se cometió en el domicilio de la pareja sobre el 13 de febrero y que en los días posteriores la acusada descuartizó el cadáver en esa misma casa. Según las declaraciones de los vecinos, en el bloque de edificios residen todo el año "cuatro o cinco" personas y ninguno tuvo conocimiento, ni directa ni indirectamente por parte de otras personas, de oír ruidos ni ver comportamientos extraños durante esos días. Tampoco oyeron, según han declarado ante el tribunal y el Jurado Popular, discusiones entre la pareja.

De los cuatro vecinos que han declarado, dos han dicho que no es su vivienda habitual ni recuerdan haber estado en el domicilio en esas fechas, y las otras dos, que residen todo el año, han señalado que trabajan fuera de casa. Todos han confirmado, a preguntas de la defensa, que la Policía no se ha puesto en contacto con ellos para preguntarles por estos hechos.

También ha declarado, en una sesión que ha durado cerca de una hora, otro de los guardias civiles que atendió la denuncia de desaparición de la víctima, Jesús Mari, quien, como sus compañeros, ha dicho no tener constancia de que Carmen Merino acudiera al cuartel semanas antes de esa denuncia ni les trasladara sospechas de que alguien entraba en su vivienda.

El juicio contra Carmen Merino continuará mañana, viernes, con la práctica de cuatro pruebas periciales, entre ellas, la autopsia del cráneo de la víctima, ya que el resto del cuerpo no se ha encontrado.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad