Fútbol

Un Huesca con muchas dudas vuelve a caer ante el Albacete

Los de Ziganda caían por 2-1 en un encuentro en el que Pulido fue expulsado en la segunda parte y los locales se llevaban los tres puntos en el último instante

Imagen del partido entre la SD Huesca y el Albacete | Foto LaLiga

Huesca

La SD Huesca ha caído este viernes ante el Albacete por 2-1. Un partido en el que todo ha salido del revés para los de Ziganda, quienes han jugado con un jugador menos durante casi toda la segunda parte. Juan Carlos, de penalti, dio esperanzas de sacar un punto del Carlos Belmonte, aunque los de Rubén Albés se llevarón la victoria en el último minuto con el gol de Olaetxea.

No está siendo el mejor comienzo para la SD Huesca en esta nueva temporada en la división de plata, y es que por el momento no conoce qué es ganar tras tres partidos disputados. Todo podría haber cambiado con la primera ocasión del choque, que cayó del lado de los azulgranas tras un gran pase al hueco de Soko a Kanté. No obstante, esa opción en los instantes iniciales no acabó en la red, puesto que el atacante azulgrana no fue capaz de superar a Bernabé en el mano a mano que llevaron a cabo.

Los primeros 20 minutos se caracterizaron por ser de acción-reacción, puesto que posteriormente el Albacete también pudo adelantarse tras un gran disparo lejano de Riki que Andrés fue capaz de sacar. Después, fue momento para Dani Escriche, quien a pase lateral de Soko remató de primeras desde dentro del área, aunque Bernabé volvió a ser el mejor actuando con reflejos. Y aquí es donde el Huesca empezó a desmoronarse, pues no fue capaz de soportar un nuevo acto de rebeldía y reacción de los albaceteños. El minuto 17, con el gol de Juanma, marcó parte del devenir del desenlace para los azulgranas. Tras un buen pase al espacio, el delantero del Albacete disparó de primeras aunque el meta azulgrana despejó. Sin embargo, el segundo rechazo cayó de nuevo en los pies de Juanma, esta vez sin perdonar tras un gran disparo al primer toque que acabaría entre los tres palos.

A partir de ahí, no hubo rastro ni señal del Huesca de los primeros minutos del Ciutat de Valencia o ante el Cartagena. Una vez más, se diluyó con el paso de los minutos ante un Albacete seguro de sí mismo, bien asentado en el verdad y con ganas de dormir el balón para que no pasara nada.

Los espacios empezaron a cerrarse para el conjunto de Ziganda, quien se encontraba sin ideas para generar cualquier ocasión. La precisión de jugadores como Florian Miguel o Ratiu no ayudaron lo más mínimo a generar superioridad por bandas. Tampoco un centro del campo desolado y sin soluciones en ataque. Y así se llegaba a una segunda parte que comenzaba con la salida de Hugo Anglada en lugar de Sielva, colocando a Timor junto a Pulido.

Sin embargo, el capitán cometió un grave error que le costó la expulsión en el minuto 60. En la pugna de un córner, el VAR revisó y transmitió a Cordero Vega un posible mordisco a Boyomo. El propio árbitro lo confirmó en la televisión, mostrándole al central una tarjeta roja que podría suponerle varios partidos alejado del verde.

La situación empeoraba por momentos y parecía imposible hasta que llegase el empate, mientras que el técnico navarro apostaba posteriormente por jugadores como Kevin Carlos, Euse Monzó y Juan Carlos. Este último fue el encargado de poner las tablas en el marcador cuando nadie lo imaginaba. En el 85', de penalti, le daba provisionalmente un punto a los suyos, no sin antes haber tenido que lanzarlo hasta dos veces. Un pisotón sin intención de Maikel Mesa a Escriche dio esa oportunidad para que el gallego disparase, aunque en la primera ocasión Bernabé se hizo grande.

No obstante, Cordero Vega mandó repetir el penalti puesto que el meta rival se adelantó con ambos pies, algo que no está permitido y que vio rápidamente el videoarbitraje. Con el 1-1 parecía que los de Ziganda podían llevarse algo del Belmonte a pesar de todas las circunstancias negativas, pero nada más lejos de la realidad. Cuando podía pensarse que todo el pescado estaba vendido, Olaetxea se encargó de llevar el éxtasis a su afición en el 96' en un último centro lateral que se encargó de rematar ante la fragilidad defensiva mostrada una vez más por los azulgranas.

En definitiva, la SD Huesca se presentará en la jornada 4 sin victorias y, sobre todo, sin buenas sensaciones. Un equipo verde, que todavía en construcción, debe crecer de forma considerable si quiere empezar cuanto antes a ser un rival más competitivo y ganador en Segunda División.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad