La VentanaLa opinión de Carles Francino
Opinión

Tiempo de bofetadas

"Es lo único positivo que se le podría encontrar a un episodio tan lamentable que, además de todo, yo creo que retrata a la perfección un paradigma de nuestro tiempo: que cada vez está más vigente aquel principio, enunciado también en forma de chiste, según el cual no merece la pena debatir sobre nada si se puede arreglar a hostias", la opinión de Carles Francino

Tiempo de bofetadas

Tiempo de bofetadas

Madrid

No es que sea la mejor alternativa, pero la bofetada de Will Smith al presentador de la gala de los Oscar tiene al menos la virtud de rescatarnos, aunque sea por un rato, de ese bucle nefasto en el que estamos metidos por culpa de la pandemia, la guerra y la crisis económica. Bueno, de hecho es lo único positivo que se le podría encontrar a un episodio tan lamentable que, además de todo, yo creo que retrata a la perfección un paradigma de nuestro tiempo: que cada vez está más vigente aquel principio, enunciado también en forma de chiste, según el cual no merece la pena debatir sobre nada si se puede arreglar a hostias.

Ese yo diría que es el primer mandamiento en las tablas de la ley del macho alfa; por eso hay gente en las redes jaleando a Will Smith y quizá por eso la academia de Hollywood ha sido incapaz de ponerle en su sitio y se ha limitado a una tímida y casi avergonzada condena general de la violencia. Lo malo es que ese principio rige igual para una discusión particular que para un acto público, con millones de espectadores como es el caso de los Oscar. Y sí, también rige ¿por qué no decirlo? si a alguien le parece exagerado, ya lo siento… También rige, también vale para que a un zumbado -o no tan zumbado- le de un día por invadir un país a bombazo limpio. Eso es lo que hay. Y así nos va.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad